3 X 1

Javier Calamaro

"Con la vuelta de Los Guarros no tratamos de hacer una cosa enorme comercialmente, sino que tenga repercusión en nuestras vidas"

Antes de tocar en Zadar Club, Javier analiza el regreso de su banda, anticipa lo que será su nuevo lanzamiento discográfico y rememora su excursión en las frías aguas de la Patagonia, diez años atrás.

1- Tu último disco, Próxima Vida, es de 2015. ¿En que etapa estás para un nuevo lanzamiento?
-Después de ese disco me dediqué, por una parte, a componer un poco, y últimamente estuve pensando y laburando en la producción de temas de mis primeros cuatros discos, básicamente, con muchas ideas para renovarlos en plan reversión. La idea es cambiar un poco todo y hacerlo como si lo hubiese hecho hoy y no en aquel momento. Creo que tengo un gran repertorio como para eso y realmente me dan muchas ganas, me divierte. La inspiración a pleno con eso.

2- A casi dos años del anuncio del regreso de Los Guarros. ¿Que evaluación haces de esta vuelta?
-Me quedaron cosas muy lindas. Lo más importante es que recuperé a un amigo, a mi amado Gitano (Herrera) que había perdido hacía dos décadas porque la vida, por esas cosas que tiene, simplemente nos separó. Y como todos sabemos un amigo es un regalo invaluable, no se compra ni se vende. Este amigo particularmente tiene un tremendo talento, en un estilo al que no estoy acostumbrado, así que retomamos nuestra amistad con un proyecto muy importante en el medio, no importante a nivel comercial o repercusión, sino muy importante para nuestras vidas, para seguir creciendo juntos, para enriquecernos con la base de un gran repertorio. Unos temas que agarramos desde cero como si los hubiéramos compuesto en el momento de reencontrarnos, hace dos años, con ideas nuevas y un gran sonido y grandes músicos, porque Los Guarros es una banda de supermúsicos, más que antes incluso. Lindos shows, relax también, porque la consigna fue, y esto sí que es idea del Gitano, “vamos a divertirnos, no vamos a tratar de hacer una cosa enorme comercialmente, hagamos que tenga repercusión en nuestras vidas”. Y eso lo estamos logrando muy bien.

3- Hace poco se cumplieron 10 años del día en que le cantaste a las ballenas. ¿Que recuerdo tenes de ese momento? 
-Sí, hace 10 años canté por primera vez bajo el agua. Junio de 2008. Hice el primer recital subacuático completo de la historia, con el artista y la fauna marina en el mismo ámbito. Tengo un recuerdo de un momento increíble, algo que me marcó en muchos sentidos, me marcó en conducta, en iniciativas, en mis aspiraciones y sobre todo en mis desafíos, porque ahí me dí cuenta que cumplir algo parecido a un sueño era posible. Que ser intrépido al punto de lo exagerado era posible, que unir los dos mundos era posible, y eso me dió la pauta de un montón de cosas, por eso lo volví a hacer en 2015, en una locación parecida a la anterior, pero esta vez con banda. En aquel momento, 2008, fue una experiencia compleja porque uno depende de los elementos, como se dice habitualmente, o sea de los vientos, las mareas, las temperaturas, de las circunstancias que nos pone la naturaleza como ayuda o impedimiento. Aquella vez un viento del sureste, el peor para hacer maniobras marítimas en el Mar Argentino, estaba azotando las costas de hace varios días, y para cuando estaba programado el recital habíamos llegado a embarcarnos sin haber hecho pruebas subacuáticas. Todo fue complicadísimo, retrasadísimo, logramos tener la cápsula en condiciones ya entrada la noche. Todo en contra, la verdad. El hecho de no haber pasado por la prueba nos hizo suspender. Eso fue en el último día de mayo. Yo me negaba. La computadora no andaba y la música venía de ahí y yo cantaba sobre eso. Mi voz estaba procesaba e iba haciendo cosas en vivo mientras cantaba. La computadora no estaba preparada para sumergirse diez metros en una cápsula presurizada entonces canté a capella. Fue como suspender, lástima que lo estaba viendo todo el mundo… Al día siguiente, y eso es lo que puede verse en YouTube ahora, hicimos un recital que salió perfecto, de día, con buenas condiciones, con un viento norte lindísimo, que siempre voy a tener grabado a fuego en mi mente. Siempre.

Javier Calamaro se presenta en Zadar Club (Av. Bartolomé Mitre 6675, Wilde), este viernes 20 de julio, a las 21 horas. En Club SR hay entradas con 30% de descuento haciendo click en el banner de abajo. Ojo que es una promo con cupo limitado.