3 X 1

Lucio Mantel

"Esta parte del mundo está en un momento muy luminoso en cuanto a la música que está dando vueltas"

–Estás por sacar tu 5to. disco y sos un tipo que no se casa con ningún estilo ni texturas… ¿cómo podés describirlo?
–Creo que tendré mejor noción sobre por dónde va cuando esté terminado. Como suele ser en todos mis discos, el proceso es bastante caótico. Trabajo sin tener tan claro a dónde voy, cuesta encontrar el hilo. Y al final me encuentro con algo que tiene una razón de ser y que junta a las canciones. Estoy trabajando con Axel Krygier como productor. Está buenísimo lo que está quedando, algunas canciones están muy cerca de terminarse y otras apenas empiezan. Me gusta el lugar de encuentro con Axel, siendo los dos músicos tan distintos, dimos con una forma de interactuar que está buenísima. Las canciones de este disco son especiales. Las encuentro bastante distintas a los otros discos. Más sintéticas, tal vez.

–¿Absorbiste algo musical puntual de tu última gira por Europa?
–De todo, vi algunos conciertos que me encantaron. En Barcelona toqué en un festival de canción muy grande que se llama Barnasants, donde conocí músicos catalanes. También di algunas charlas y talleres y conocí a compositores incipientes. También me queda la experiencia de tocar para gente de otros idiomas, como me pasó en Francia o Suiza, es increíble. A veces me queda la sensación de que es como si entendieran la letra.

–¿Quienes son para vos los tres cantautores más grosos del rock argentino y por qué?
–No sé si usaría ese término. Me resulta raro creer que en la música exista un concepto como “el mejor”, o “el más groso”. Está el que más te llega, y eso suele cambiar con los años. Pero al no tratarse de algo que sea mensurable, como una carrera de velocidad o un partido de fútbol, no existe el mejor. Existe el que me saca lágrimas, el que me hace pensar, el que me hace bailar, el que me transmite ganas de volver a escucharlo. Muchos de los considerados “los mejores” no me transmiten mucho, y muchas veces termino eligiendo oir a varios “defectuosos”, hay algo en la rusticidad que me resulta muy atractivo. A veces la ligera desafinación puede ser un detalle que suma hermosamente. Pensando en referentes, creo que no soy original si nombro a Charly, a Spinetta, a Fito, que es de lo que me alimenté de chico. Pero me dan ganas de nombrar también a colegas de mi generación que me resultan súper inspiradores, que son miles. Esta parte del mundo está en un momento muy luminoso en cuanto a la música que está dando vueltas.


Tags: