3 X 1

Mariscal

"Estamos más estridentes y risueños"

Mariscal presenta su nuevo engendro (Dejá todo) y nos cuentan qué aprendieron todos estos años, por qué la mejor música salió en los 60 y 70 y cómo fue compartir escenario de casualidad con el baterista de Mötorhead.

1. Pasaron 4 años entre su último disco de estudio y este (Dejá todo) que recién salió. ¿Qué aprendieron en el medio que pudieron aplicar en esta nueva aventura discográfica?
–Aprendimos a ser más precisos y calculadores en cuanto la estrategia de grabación, fuimos diseñando un plan en el que pudimos encontrar eficiencia pese a la falta de recursos económicos. Sin embargo, fue algo inevitable ir madurando y esas distintas dificultades nos ayudaron a darle más amplitud a nuestros diferentes trabajos artísticos, encapsulando diferentes matices y estilos de rock y música popular en un mismo disco. Como que supimos mostrarnos más estridentes y más risueños de acuerdo a la expresión de cada tema en particular. En el medio, no pudimos evitar involucrarnos en la escena del rock y aprender de muchas bandas amigas que nos han brindado apoyo y conocimiento como El Bordo, Todo Aparenta Normal, Superchería, Manjar, Nico Bereciartúa, Támesis, Vudú, entre muchas otras. Y tampoco dejar de lado el componente afectivo que es el motor diario de cada uno: nuestras familias, amigos, y productores que dejaron todo junto a nosotros. A su vez, con el correr de los años fuimos puliendo aspectos del show en vivo que nos sirvieron mucho a la hora de la grabación. Este nuevo disco, sin duda, tiene un sonido más crudo y fiel a lo que es la banda en vivo.

2. Tienen influencias del rock clásico de los 60 y 70, ¿qué es lo que más rescatan de esa época?
–La música de ese entonces es la que más nos inspira por sus melodías, arreglos ritmos y solos y eso nos genera el asombro necesario para crear nuevas canciones. Lo que más rescatamos de esa época son las tocadas en vivo y que el rock estaba en su tope de creatividad y popularidad. La música tenía menos artilugios y trucos para la grabación, por lo que era más natural. Nuestra música está adaptada al sonido moderno sin perder la esencia del rock clásico. Las líricas pueden tener cierta contemporaneidad, también, lo que las trae un poco al presente, aunque también hablamos de sentimientos universales.

3. El otro día algunos de ustedes compartieron escenario en Makena con Mikkey Dee, el batero de Motorhead. ¿Cómo sucedió eso?
–La verdad fue algo totalmente improvisado y agradecemos haber tenido la oportunidad de vivir ese momento. Se festejaban los 10 años de Makena con una gran fiesta y música en vivo, pasaron grandes bandas esa noche. Mikkey Dee estaba en el país por su gira con Scorpions y apareció en la zapada que está a cargo de los chicos de los miércoles, The Jacks Experience, y no pudo aguantar sus ganas de tocar: se acercó una persona al escenario a informar que estaba el baterista de Mötorhead. Se subió y dijo unas palabras que fueron algo así como “para todos los fans de Mötorhead, esto es para ustedes, Lemmy sigue entre nosotros”. Pidió hacer un tema de ZZ Top y todos accedimos sin pensarlo. Luego tuvimos un fugaz diálogo donde lo saludamos y él nos felicitó por lo que había visto. Una gran satisfacción como tantas que Makena nos ha dado.