3 X 1

Ojerosa

"Las dificultades más difíciles de afrontar están adentro nuestro"

Ojerosa presenta su flamante disco "4Mil Revoluciones" en UniClub. Pablo Mileo decidió que es una buena oportunidad para someterlos al siempre amistoso 3×1 de Soy Rock

 

-¿Por qué dividieron el disco en dos partes? ¿No les parece que 14 temas son muchos para una época de consumo tan inmediato y veloz?

–Las dos preguntas tienen que ver con lo mismo. Justamente en esta época, que propone distracciones y consumo inmediato, 14 temas parecerían ser muchos. Sin embargo, siempre nos jugamos a hacer lo que nos gusta y creemos necesario: en este caso que los 14 temas puedan estar en el disco. Pero la idea no es quedarse en eso, sino buscarle la vuelta para que esos temas se escuchen. Morir en la nuestra, pero buscando las alternativas necesarias para entrarle al momento que vivimos, por eso nos pareció que retomar la idea de los viejos LP, de los casetes, de tener un lado A y un lado B, cada uno con su propia identidad y el conjunto enmarcado en la estética del disco era un gran formato para la presentación del disco.

-¿Cómo fueron los entretelones de la participación de Ale Kurz en el tema “4Mil Revoluciones”? 

–A Ale lo conocimos hace un tiempo ya compartiendo algunos entrenamientos vocales que da nuestro maestro y amigo el Negro Sañudo. A partir de ahí forjamos una relación y cuando empezamos a escuchar como quedaba la mezcla del tema que da nombre al disco no tuvimos duda de que Ale le iba a poder aportar muchísimo a la canción. Y así fue, no hubo que buscarle un tema sino que naturalmente la participación tenia que ver con el desarrollo de la canción.

-¿Qué dirían que es lo más difícil que tiene que enfrentar una banda emergente hoy en día?

–Hay en este hermoso camino muchísimas dificultades que van apareciendo. Sin dudas, las mas difíciles de afrontar están adentro nuestro. Existe una maquinaria comercial que muchas veces nos hace ver el partido desde la tribuna y el verdadero desafío es demostrarnos y proponernos, desde lo artístico, jugar el partido en la cancha sin resignar nuestros gustos y nuestras ideas.