3 X 1

Pilo Gómez & Los Exagerados

"Cuando vuelvo a Argentina me cuesta convivir con la desunión que existe en el ambiente"

Pilo pasa la mayor parte de sus días en Estados Unidos, girando como guitarrista de Bernard Fowler, corista de The Rolling Stones por más de 35 años, y de Fred Thomas, legendario bajista de James Brown, entre otros. Ellos le devolvieron la gentileza y, junto a el Zorrito Von Quintiero, Toti Iglesias y Robyn Banerjee, guitarrista de la inolvidable Amy Winehouse, armaron un equipo de lujo para acompañarlo en "Oeste", su segundo disco de estudio.

1-¿Cómo conociste a Bernard Fowler y como fue que terminó grabando en el disco?
-A Bernard lo conocí a través de Blondie Chapin (también corista de los Stones en un lapso de 10 años aproximadamente) a quien conocí en New York en un concierto en Arlene’s Grocery, un pequeño lugar de conciertos en el Lower East Side y luego me mantuve en contacto con él y cuando vino a Buenos Aires en el 2006 con la gira de los Stones me presento a Bernard con quien pegamos muy buena onda, continuando el contacto una vez vueltos ambos a NY. Bernard nació en un barrio de Queens llamado Long Island City, barrio adonde justamente yo vivía cuando lo conocí, creo que eso le dio la confianza como para entablar una amistad, a lo que después se le sumo una relación profesional. Ya habíamos intentado hacer algo en mi primer disco pero él estaba en plena gira con los Stones así que le fue imposible. Mucha gente me conoce acá por ser guitarrista de él cada vez que viene a Sudamérica, por eso en cada entrevista o situación relacionada a mi primer disco solista todos me preguntaban por qué no estaba Bernard en el disco. Así que esta vez tenía que pasar. Cuando le envíe las maquetas me dijo que le gustaba mucho una de las canciones, así que cuando hablamos por teléfono le pregunté si quería hacerle coros (ya que la canción estaba en español) a lo que me dijo que quería cantar su versión en inglés… así que casi muero de la emoción, la tradujimos al inglés y así quedó. La producción la hicimos a medias entre Buenos Aires y Los Ángeles. Tiene su toque moderno que son las baterías y bajos programados, el Zorrito Von Quintiero dobló el bajo con uno real, y después hay una sección de cuerdas y de vientos. Todos quedamos muy contentos ya que fluyó de una manera hermosa quedando como resultado una canción también hermosa. Lo más destacable es el camino que dio mi vida como para poder tener esa oportunidad frente a mí y aprovecharla al máximo. Yo soy de barrio, nací en una familia bastante humilde y llegue a NY con una mano atrás y otra adelante. Fue mucho laburo, una cuota se la damos al destino y otra al ser un soñador eterno, sabiendo que todo lo que buscamos hay que hacerlo en vida, ¿sino cuando? Yo veía los créditos de los discos de los Stones, de Ronnie y Charlie solistas adonde Bernard cumple papeles más que protagónicos y siempre me llamo la atención la versatilidad para adaptarse a lo que sea que siempre tuvo Bernard, y aparte mucha onda y una energía que se percibía solo al verlo en una pantalla o escucharlo en un disco. Y después ser el primer artista hispano que grabó algo con él cómo protagonista es algo que nunca voy a dejar de disfrutar y de emocionarme por eso.

2-Pasas parte de tu tiempo tocando en el exterior. ¿Cambia mucho la situación cuando volves a Argentina en cuanto a la escena?
-Cuando vuelvo a Argentina me cuesta convivir con la desunión que existe en el ambiente. Por lo que uno escucha en otras épocas la cosa era distinta. Veías fotos de Luca con Pappo y Fito, Charly y Los Twist, Spinetta y Los Abuelos… era todo mucho más genuino e interesante. Por eso se lograban esos resultados musicalmente tan rotundos y eternos. Ahora todos se tiran contra todos, que quién toca mejor que quién, cuando en realidad es todo tiempo que se pierde en lugar de leer, investigar y practicar. Qué sé yo, no veo un ambiente muy seductor. Y se ven las consecuencias. En EEUU o Brasil, que son países que estoy mucho, hay otra situación totalmente distinta, más parecido a la realidad que se vivía acá hace 30 años. Una sola palabra que resume todo: Respeto. Igual hay de todo, yo te doy mi opinión generalizando un poco. Es mi punto de vista y ya.

3-¿Por qué le pusiste Oeste al disco?
Oeste es el nombre ya que empecé el proceso de grabación en un estudio de Haedo llamado Magdalena Sound Studios, del gran Kacho Campuzano, y sabemos que es el Oeste del gran Buenos Aires, y terminé grabando con Bernard y masterizando en Los Angeles, Oeste de los Estados Unidos. Y siempre me sonó desde chico en la cabeza la frase de Jim Morrison “The West is the Best”. Asi que le hice caso. Y el arte de tapa es una genialidad de la artista Jimena Díaz Ferreira, quien hizo decenas de tapas de discos, muy conocida por el trabajo en casi toda la discografía de Los Piojos. El arte es simple y tiene mucha clase. Cosa que me pareció impresionante.

Pilo Gomez & Los Exagerados presentan Oeste, su nuevo disco, este sábado 21 de abril en The Roxy/La Viola Bar, Niceto Vega 5542, CABA.