ENTREVISTAS

Catupecu Machu

“Es alucinante lo que nos está pasando”

Antes de partir por primera vez a Europa, Fernando Ruiz Diaz, Macabre, Rocino y Seba Cáceres nos contaron sobre su pasión por los autos, “La piel del camino” y su nuevo disco de estudio.
Por Leo Ros y Pablo Mileo

El salón Tattersall del Hipódromo de Palermo está transformado en una exhibición de autos. Un Ford Mustang rojo, uno negro y un GT V8 5.0 Automático son la vedette de la noche. Este último es la sexta generación de una cupé que se comercializa por primera vez en Argentina. A modo de celebración Ford abrió durante una semana el #MustangHall, un museo de libre acceso que recorre la historia del emblemático auto. En ese contexto Catupecu Machu sale a escena con alguno de sus temas más conocidos. Luego de que suenen “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”, “Magia Veneno”, “Plan B: Anhelo de Satisfacción” aparece el estreno, la nueva joya de la escudería de Villa Luro que por primera vez sale a las pistas: “La piel del camino”. Un ratito después Fernando Ruiz Díaz, Macabre, Agustín “El Búho” Rocino y Sebastián Cáceres nos reciben en la comodidad de su camarín para hablar de autos y de su nueva canción, a la que grabaron en Sonorámica, un estudio en medio de las sierras en Traslasierra, Córdoba.
–¿Cómo fue que llegaron a grabar a ese estudio?
Fer: El tema se venía gestando hace mucho. Todos nuestros discos tienen una previa que se hace en casa. “La piel del camino” lo vengo llevando hace un año y pico hasta que salió del cascarón para la sala. Hay temas que nacen así, otros en la sala, hay de todo. Este tema es uno de esos que pasan por un montón de tiempo de laburo y cuando lo lleve a la sala empecé a armarlo tocando los cuatro y fue todo muy fluido. Busqué estudios donde grabarlo y apareció esta idea de ir a este estudio de Córdoba donde Lisandro Aristimuño iba a grabar su disco, pero que como se juntó con todos esos monstruos como Malosetti y Nico Bereciartúa al final lo hizo acá. Así conocimos la leyenda de que estaba ese estudio. Y resulta que van los Sick Porky, y Macabre y el Búho le están produciendo el disco, y pasan un momento alucinante ahí. Un jueves le pregunto a Mac como era el estudio y me dice que si, que va, entonces el viernes cerramos todo y nos fuimos los cuatro para allá. Lo mandé un mensaje a Rosario (Ariganello, gerente de comunicaciones de Ford) a las 3 AM y le pedí una Ranger para ir hasta allá. Me contestó a las 8. Yo no dormí nada de las revoluciones que tenía. Me dijo que la vaya a buscar y pasé a las 16. La estacioné. Ensayamos un poco más el tema y nos fuimos derecho a Córdoba, así, porque dijimos que teníamos que vivir la piel del camino. Nosotros somos muy ruteros y nos fuimos a eso, a aislarnos allá. Hay dos maneras de aislarte: que tengas mucho tiempo para grabarlo y meterle sazón en el estudio o que te aparezca algo así. Estuvimos tres días grabando todo ahí y después volvimos y lo mezclamos en Romaphonic porque todavía no nos llegaron algunos fierros que nos faltan en nuestro estudio, donde vamos a grabar el disco nuevo. Lo importante con los temas es el escalón y dar vueltas y estar ahí, y subimos, y la verdad es que las tres cosas que hicimos con la grabación fueron impresionantes. Es un tema que llevó mucho tiempo.
–¿Es la primera vez que lo tocan en vivo?
Fer: ¡Si! Había unos nervios terribles, me olvidé un par de cosas de la letra, pero está bueno que pase… El vivo es así. Aparte nosotros no tiramos pistas. ¿Viste que hay mucho que tiran pistas de la voz? Nosotros no (risas).
–Recién decías que la canción está inspirada en el Mustang…
Fue loco, porque nos llamaron para esto porque en charlas yo contaba que tengo un Mustang chiquito arriba del escritorio, y nosotros usamos mucho el auto para, el transporte que te lleva al viaje, que es mucho más que el viaje, entonces fue muy loco eso. Es una inspiración porque en ese viaje lúdico que hacía de chiquito el Mustang era el ícono.
–En la última nota que hicimos nos dijiste que la moto no es un medio de locomoción, sino que…
Fer: (Interrumpe) Es un viaje. La moto es un viaje. El auto también. Una cosa es que cuando salis a la ruta y dejás todo atrás en busca de tu destino, y otra es cuando lo usa y no se da cuenta de que lo está haciendo. Hay que tomar conciencia siempre de que estás ahí.
–Es un momento de meditación también.
Fer: De ensueño. Es una meditación. Nos gusta mucho salir a la ruta a nosotros. Tenemos muchos viajes juntos en moto y en auto.
–¿A qué edad empezaron a manejar?
Fer: Yo si lo cuento no está bueno. Es ilegal. La historia es así: mi abuelo tenía un Ford del ’41, de esos que ahora son todos hot rods, con cola de pato, una coupé terrible, y una vez se lo robé. Nunca supo porque qué iban a pensar, yo era bastante chico, tenía doce o trece años, vivía en un lugar muy tranquilo y salí a dar una vuelta. Flashee, porque manejar eso era una bestialidad. Dí una vueltita nomás. No lo tomen como ejemplo, por favor. Esa fue mi primera vez. En esa época no existía el Ford Mustang en la Argentina, teníamos el Taunus. Seba tuvo uno. El Búho se compró hace un año un Mustang del ’80 y lo está restaurando.
Macabre: Yo aprendí de grande, como a los 27 años. Ellos me contagiaron bastante la cuestión del auto.
Fer: Tanto que con tu primer auto al toque te fuiste al Sur.
Macabre: Es cierto. Pero siempre me alucinó la cuestión del viaje, del camino, en cualquier medio de transporte. El auto por ahí te permite recorrer distancias que con la bici no, obviamente. Pero con ellos recorrimos un montón. Con la moto hice 40 mil kilómetros de la Argentina, el Sur, el Norte, la Mesopotamia, Córdoba… Son más interesante las rutas que los destinos, como dicen muchas canciones…
–¿En qué etapa están del nuevo disco?
Fer: El trabajo previo de los discos son siempre medio parecidos, hay una cosa que yo siempre estoy escribiendo y cuando termino un disco arranco el otro. Escribo mucho, mucho eh, mucho. Y hace un año y pico que vengo trabajando seriamente y entonces ahora empieza la etapa en la que hicimos muchos temas en la sala y empezamos el momento de empezar a grabar. Es alucinante lo que nos está pasando. Ahora tocamos este tema acá y está buenísimo. Seguro lo vamos a tocar en Europa ahora que nos vamos. Flashee hace poco, porque a mí me gusta mucho el rockabilly y estaba viendo un documental de Elvis que me compre en Las Vegas cuando fui por los Grammy. Le fui a comprar a mi hija una muñeca de La Sirenita que me había pedido y aproveché y me traje algo del Rey. Es un documental sobre una gira que hace el chabón y fue una locura, casí me caigo del sillón cuando lo vi. Estaba hasta las manos el tipo, salía tomando vodka, pero los shows eran asesinos. Flashee con lo de hoy porque en un momento saca un papelito y dice “vamos a hacer un tema nuevo, espero que la banda se lo acuerde”, y arranca con “Burning Love”. ¡Con “Burning Love”, man! Y eso pasó hoy “La piel del camino”.
Macabre: El disco también se fue posponiendo de una forma natural, porque cuando fueron los 20 años originalmente solo íbamos a hacer una serie de shows por Argentina y de repente la gira se empezó a extender, y después metimos algunos shows de Madera Microchip que terminó siendo un año, y cuando nos quisimos dar cuenta habíamos estado dos años de gira con el aniversario. Nosotros ya queríamos estar grabando pero se iban agregando los shows. A nosotros nos encanta estar en el estudio, de hecho al nuestro lo estamos equipando a full.
Fer: Lo renovamos todo.
Macabre: Y ahora nos surgió lo de Europa, nos vamos de gira a España y Francia, y va a ser como un broche de oro para después dedicarnos de lleno al nuevo álbum.

Catupecu Machu toca el sábado 29 en Museum de San Telmo y en Club SR hay entradas con 25 de descuento y sin service charge. Tocá el banner para adquirir las tuyas. ¡Apurate porque es una promoción con cupo limitado!
catupecu-museum