NOTICIAS

Las muertes en el recital del Indio fueron por asfixia

Difundieron los resultados de la autopsia y ambos cuerpos tenían signos de aplastamiento

Pasaron dos meses y medio desde el fatídico 11 de marzo, la noche en la que el Indio Solari tocó en el Predio La Colmena. Lo que debió ser un show de rock terminó siendo una tragedia en la que dos vidas se perdieron en medio de una serie de errores de organización, mientras el descontrol y el caos se apoderaban de Olavarría. Las novedades giran en torno a los resultados de la autopsia de los cuerpos de Javier León (de 42 años) y Juan Francisco Bulacio (de 36), quienes fallecieron por “asfixia”, según el informe médico forense difundido hoy por Clarín. El dictamen también certifica que las víctimas habían consumido gran cantidad de alcohol y drogas y que no fueron asistidos a tiempo “perdiendo una última oportunidad de sobrevida”, según las fuentes que recogió el diario. Ese resultado complica la situación de los productores del evento, los hermanos Marcos y Matías Peuscovic, y al intendente Ezequiel Galli. El informe emitido por la perito de Junín, Mirta Mollo, explica que los decesos se produjeron por severos y prolongados cuadros de hipoxia y que tenían lesiones y moretones, signos típicos de aplastamiento. El predio estaba habilitado para 155 mil personas, pero se estima que podría haber ingresado el doble de gente, situación que provocó el hacinamiento que derivó en el tumulto de gente que podría ser la causante de ambas muertes, acorde al informe. Esta pericia, entonces, es fundamental para la causa que hoy provisionalmente está caratulada como “averiguación causal de muerte” ya que de esta manera podrían ser citados a indagatoria los Peuscovich, dueños de En Vivo S.A., productora del recital. Esa definición (que según Clarín) se tomará en los próximos días está en manos del juez de Olavarría, Carlos Villamarín, quien también determinará la carátula definitiva de la causa. Lógicamente las familias de los fallecidos encuentran como fundamental esta prueba, mientras que desde el círculo legal de los empresarios preparan un dictamen propio en disidencia, apoyado en que las afecciones previas y las pericias toxicológicas de las víctimas.