NOTICIAS

Naco Goldfinger, ex saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs, planeaba asesinar a un fiscal

Ignacio Alfredo Pardo grabó los primeros cinco discos de LFC, pero luego de su alejamiento cayó en un espiral delictivo.

Un violento robo a la contadora de una parrilla. Dos sicarios. Un preso que revela el plan para asesinar a un fiscal. Y como protagonista excluyente Naco Goldfinger, el ex saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs. La historia comienza en abril pasado, cuando Ignacio Alfredo Pardo (tal el nombre real del músico) es condenado a cumplir 8 años de prisión por un asalto a la contadora de una parrilla de San Isidro en 2015. Naco, de 53 años, no estaba solo. Con él también cayó Abel Díaz Rodríguez, de 44, con una pena menor que le permitió gozar de salidas transitorias. Ambos estaban actualmente detenidos en la Unidad Carcelaria N 48 de San Martín. Según revelaron a la Agencia NA fuentes cercanas a la investigación, los dos sospechosos habrían efectuado amenazas al fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de delitos Criminales San Isidro, Patricio Ferrari, que participó del proceso judicial que terminó con la condena al músico y su cómplice. Y no sólo eso, ambos habrían planeado desde mayo un atentado para matar al fiscal o “dejarlo cuadripléjico”. Ahora están imputados por esta nueva causa, luego de que se conociera que el músico llamó desde el penal a un hermano suyo que vive en Brasil, quien le habría ofrecido conseguir a dos sicarios para que logren el cometido contra el fiscal. En junio, Díaz Rodríguez comenzó a gozar de salidas transitorias y según las fuentes, se comprometió con Pardo a armarle la logística que le hiciera falta. Estas mismas fuentes dijeron que también los acusados mencionaban un campo para hacer desaparecer el cuerpo, e incluso barajaron la posibilidad de que se utilice un astillero de la zona de San Fernando. En una charla Pardo habría dicho que “en ese lugar es fácil desaparecer el cuerpo, mandarlo al fondo del río” y que es una zona “sin cámaras de seguridad”. “Sabían hasta el nombre del perro del fiscal, el modelo del auto que manejaba, donde vivía y que veraneaba en Cariló”, le confiaron las fuentes al Diario Clarín. Trascendió que quien reveló los planes es un individuo condenado por asesinato al que Goldfinger hostigaba constantemente dentro del penal, a quien incluso el músico le tiraba agua caliente y extorsionaba a su familia telefónicamente. Esta situación derivó en el allanamiento de la celda del músico y seis domicilios en las localidades de Martelli, Munro, Boulogne y Martínez, donde se secuestraron, según informó Diario Popular, un Fusil Fal con 80 municiones; una granada FMK8; dos pistolas calibre 9mm, 140 municiones del mismo calibre; tres chalecos antibalas; cinco pasamontañas; cuatro uniformes de la Policía Federal de Investigaciones; tres handys -uno con frecuencia policial; dos esposas; siete notebooks; 20 celulares; dos CPU y medio kilo de cocaína. Ahora los dos detenidos quedaron a disposición de la Fiscalía Área de Investigación en Delitos Correccionales del Distrito de San Isidro, a cargo de la fiscal Carolina Asprella.

“Naco es la imagen más conocida de Los Cadillacs. Fue fundamental en el espíritu original y en la inspiración que generaba (dentro de su locura) mucha seguridad”. Así definió Sergio Rotman a Naco Goldfinger en El León, la biografía autorizada de Los Fabulosos Cadillacs que escribió Esteban Cavanna en 2008. Goldfinger ingresó a la banda como saxofonista tenor oficialmente en 1986 de la mano de Luciano Jr, a quien conoció en el Colegio San Isidro Labrador, una de las instituciones católicas más importantes y exclusivas de la zona norte de Buenos Aires. En 1991, luego de grabar los primeros cinco discos del grupo, el músico se alejó en malos términos. “Él se quedó tres meses más en Los Ángeles, después de la primera gira que hicimos por allá, mientras nosotros nos volvimos a pelearla. Esa actitud no nos gustó”, contó Flavio Cianciarullo en el mismo libro. En septiembre de 2000 Los Fabulosos Cadillacs hicieron un triplete en el Estadio Obras, que quedó registrado en el disco y DVD Hola/Chau. En la primera de esas tres noches Naco fue invitado nuevamente a tocar con ellos en “Yo no me sentaría en tu mesa”.