NOTICIAS

Nick Mason hizo autocrítica sobre como manejaron su relación con Barrett en Pink Floyd

"Me doy cuenta cuán jóvenes e inmaduros fuimos, y lo poco esperanzados que fuimos al enfrentar el colapso de Syd"

El liderazgo de Syd Barrett en Pink Floyd fue tan fructífero en lo musical como tormentoso en la relación con el grupo. Sobre esas cosas y muchas más se refirió el baterista Nick Mason, en una entrevista con la Rolling Stone, con la propuesta de elegir las mejores cinco canciones que compuso el líder del grupo que terminó haciéndose a un lado por sus problemas de salud mental y adicción a las drogas. “Bike”, tema perteneciente al disco debut  The Piper at the Gates of Dawn, fue uno de los mencionados. “Las letras de esto son tan muy Syd, sorprendentemente inteligentes”, describe Mason. “Es divertido, pero hay una profunda tristeza para ellos. Cuando lo escucho ahora, me doy cuenta de lo jóvenes e inmaduros que fuimos y de lo desesperados que estábamos al enfrentarnos a la crisis de Syd”, reflexiona el baterista.

Mason destaca la enorme capacidad compositiva de Barrett que terminó abriendo las puerta de Pink Floyd hacia otros estilos: “Tantas canciones fueron escritas por Syd en tan poco tiempo. Pasaron menos de dos años desde nuestro primer show público en octubre de 1967. En ese momento solo teníamos dos o tres canciones originales. Y casi un año después, ya se estaba quemando. Lo extraño es que pienso en el ’67, y al final del ’66, pensamos que queríamos ser una banda de R&B, y de alguna manera nos distraemos completamente escribiendo canciones como  y ‘Bike’ and ‘Gnome’ y toda esa extraña forma de vida inglesa”. Las declaraciones del baterista se dan en las vísperas de lo que sería el cumpleaños 73 de Barrett, el próximo 6 de enero. En su autobiografía Dentro de Pink Floyd (Ma Non Troppo – 2004), Mason contó en detalle la salida de quien hasta ese momento el músico clave de la banda: “La gira acabó y dimos un concierto en el Olympia en diciembre de 1967, en un espectáculo titulado Christmas On Earth Continued. Syd estaba fuera de sí una vez más y el resto de nosotros había llegado al límite de tensión tolerable. Había llegado el momento de asumir la realidad. Habíamos intentado ignorar los problemas y deséabamos que se evaporaran, pero no podíamos seguir con Syd en ese estado. No queríamos perder a Syd. Era nuestro compositar, cantante, guitarrista y -aunque no sepan como ha llegado a tratarnos- era nuestro amigo”. Sin embargo, y volviendo a la autocrítica que ahora hace Nick, la forma de alejarlo del grupo no fue muy adulta: “En el coche, de camino para ir a buscar a Syd, alguien dijo, ‘¿Recogemos a Syd?’ y la respuesta fue ‘No, joder, no vale la pena’. Relatarlo de una manera tan directa suena como si no tuviéramos corazón y fuéramos realmente crueles: es cierto. La decisión fue completamente cruel, igual que nosotros. Actuamos con estrechez de miras, aunque pensé que Syd se comportaba simplemente con mala intención y yo me sentía tan exasperado con él, que solo podía ver el impacto que estaba teniendo a corto plazo en nuestro deseo de ser una banda de éxito”.