NOTICIAS

No devolverán el dinero de las entradas del recital de Viejas Locas

Lo confirmó el productor del show Lucas Salinas.

Las últimas apariciones del Pity Álvarez daban cuenta de una mejora en su estado de salud. La noticia de su regreso a los escenarios con Viejas Locas cerraba el círculo de su recuperación, pero las cosas terminaron mal. El Pity llegó ocho horas más tarde al predio donde se iba a realizar el show en Tucumán que terminó con destrozos, robos y su presencia tardía reforzó el mal clima generado por la interminable espera del público. Pero la desilusión para los que asistieron al recital de Viejas Locas no se termina ahí: el productor del show Lucas Salinas, en una entrevista con el diario La Gaceta,  informó que no le puede devolver a la gente  la plata de las entradas.  “Lo que la gente pide y le corresponde es imposible hacer. No va a haber devolución de las entradas, es algo matemático porque estoy pagando las cosas que le correspondían pagar a Pity Álvarez . Sinceramente no sé qué decirle al público, pero yo hice todo para que el show se haga. No soy un garca ni desaparecí”, argumentó. Sólo se podrá reintegrar el dinero de las entradas que se sacaron por NorteTicket.com “porque son sólo unas 100 y no rindieron cuentas aún”.

Salinas dio su propia versión de los hecho sobre lo que ocurrió el sábado pasado:”Cuando me llamaban por teléfono el sábado, les contestaba que él estaba sentado en su casa, sin ganas de salir y que no le importaba de ellos, no pone la cara por nadie. Como yo les pagué, empezaron a responderme a mí. Este es un negocio que mete mucha gente, pero no quiero saber nada más con Cristian. No me robé nada, estoy sacando de otras producciones para afrontar los gastos pendientes”. Salinas reveló que gastó 6 millones en montar el espectáculo y se tuvo que hacer cargo de costos que le correspondían al líder de Viejas Locas. También aclaró que no hay ningún contrato firmado y que los acuerdos fueron de palabra y que con el correr de los días Pity fue modificando las condiciones que ya habían sido pactadas. Respecto al clausura que tenía el predio Salinas argumentó que decidió seguir adelante con el recietal porque la inhabilitación pesaba “sobre un saloncito a 50 metros del escenario que no pensábamos usar” y agregó que en “la Municipalidad dije que todo se iba a hacer igual”.

El productor contó que perdieron el vuelo de línea que tenían programado y que lo tuvo que ir a buscar hasta su casa y contratar un charter para llevarlo. “Me costó 12 mil dólares y mi gente tuvo que cambiar efectivo por dólares ese día por la tarde. Antes de las 22 estábamos por salir y decide bañarse; fueron tres horas más. Al salir se le rompe una gaseosa y se cambia las zapatillas. Todo era así. Tenía ganas de romperle la puerta a patadas. Cuando estaba saliendo hace la videollamada que se proyectó en el predio. En el aeropuerto se saca fotos son sus fans. Y en el avión me empezó a hablar cuando yo sólo quería dormir un rato, él no tenía conciencia de lo que estábamos haciendo. Al aterrizar me despiertan los pilotos a las 3.50; él estaba dormido, pero antes había desarmado toda la valija. Subimos a mi auto y en viaje al predio exige hablar con su equipo antes de salir. Desconfiaba de todos y creían que estaban acomodados conmigo para pagarle menos”. Para ese momento, Salinas relata que la situación era insostenible. “Llegamos a las 4.10 y volvió a plantearme cosas, así que le di las llaves del auto y le dije que hasta ahí llegaba y que me desentendía de todo. Bajó y se fue al camarín, y cuando subió al escenario tenía malas intenciones: quería tirarle toda la bronca a la gente, hablar mal de su equipo, de su técnica y de su banda, decir que todos los traicionaron”.

La banda estaba lista para tocar e incluso hizo el show entero el viernes para probar las luces increíbles y las proyecciones”, detalló Salinas.  “Me dio bronca no poder sacarlos al escenario, me llenó de impotencia”, se lamenta. Respecto a sus responsabilidades el productor aclaró: “Yo cumplí con todo, y él llegó y se prendió fuego solo cuando subió al escenario a tirar besitos y a cancherear, en vez de a tocar. Ya no entiendo por qué la gente le es refiel; si hubiese comenzado a tocar, todo se calmaba y el recital hubiese sido fabuloso. Me hubiese salvado. Debo estar un poco loco yo también para bancarle todo lo que le banqué”.

Por ahora no existe ninguna denuncia formal contra los productores del show ni contra el músico, pero hay una fiscal que está actuando de oficio para dirimir las responsabilidades que pesan sobre cada parte. Pity Álvarez aún no dio explicaciones de lo que sucedió en la noche del sábado pasado.