NOTICIAS

Se entregó Pity Álvarez

Confesó haber asesinado a Díaz y aclaró que no eran amigos

“Lo maté porque era entre él o yo. Cualquier animal haría lo mismo”. Cristian “Pity” Álvarez se entregó a la justicia acompañado por su abogado y reconoció haberle disparado en la madrugada de ayer a Cristian Díaz. El cantante de Viejas Locas se puso a disposición de la justicia esta mañana en la Comisaría 52 de Villa Lugano, y se excusó frente a los medios diciendo que Díaz no era su amigo, sino un ladrón, y dando a entender que corría riesgo su vida.

Las primeras informaciones indicaban que Pity habría recibido a un amigo en su casa del Barrio Samoré, en Villa Lugano, en la madrugada del jueves y después de unas horas habrían comenzado una discusión que desencadenó la tragedia. Esta persona le habría dado un cabezazo, a lo que Pity respondió con un arma de fuego, hecho que resultó mortal. Con el transcurrir de la jornada se supo que sólo eran conocidos del barrio y se investiga los motivos por los cuales Álvarez cometió el hecho. También se pudo reconstruir parte de los pasos que siguió el músico tras haberle disparado a Díaz. Subido a un auto Polo verde, primero descartó en una alcantarilla a 100 metros del lugar donde se desató el homicidio el arma calibre 7.65 con la que cometió el asesinato. Luego llegó hasta Pinar de Rocha, en Ramos Mejía, boliche en el que tocaba el cuartetero Ulises Bueno. A una cuadra quedó el Polo que fue encontrado por la Policía. A partir de allí, gracias a la declaración de la novia del músico, se supo que fue convencido para entregarse. Antes de hacerlo, en Caseros, se bajó del auto en el que viajaba y se perdió por las calles de esa localidad. Aún es materia de investigación las horas posteriores que desembocaron en su entrega de esta mañana a las 7, pero trascendió que sería a las 4 AM en principio, pero como Pity tuvo una descompensación terminó siendo tres horas más tarde. (Ver más)

ACTUALIZACIÓN 13/7 14 HS

Tras entregarse en la Comisaría 52 de Villa Lugano cerca de las 7 horas, un móvil policial trasladó a Pity Álvarez a las 12.40 para llegar hasta la Unidad 28 de los Tribunales de Talcahuano al 600, donde quedará alojado a la espera de su declaración ante el juez Martín Yadarola, del juzgado de Instrucción Criminal y Correccional N° 4. Se estima que tras declarar en la causa iniciada por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, el músico pasará la noche allí antes de ser trasladado nuevamente.

ACTUALIZACIÓN 13/7 21 HS

Tras negarse a declarar ante el juez Yadarola, Pity Álvarez fue derivado al penal de Ezeiza, a un sector denominado PRISMA (Programa Integral de Salud Mental Argentino), el mismo que en algún momento ocupó Patricio Santos Fontanet. El principal motivo por el que trasladado a ese sector médico es por un problema de presión alta, a raíz de su abstinencia al consumo de drogas. Sin embargo su abogado, Sebastián Queijeiro, ese espacio no cuenta con la aparatología necesaria para atender a una persona con los problemas de Pity. “Desde que entró al penal está sedado con dosis muy fuerte, no se mueve, no habla”, aseguró el abogado quien debido a esta situación, pedirá “la suspensión del proceso” judicial.

ACTUALIZACIÓN 16/7 20 HS

Sebastián Queijeiro ya no será el abogado de Pity Álvarez. En distintas entrevistas el letrado (que trabjó con él durante 4 años y medio) indicó que renunció a la defensa porque el músico “está en un estado en el que está no puede firmar ningún papel, no está en condiciones”, motivo por el cual no puede seguir con su trabajo. Queijeiro tomó la decisión después de estar cinco horas con Álvarez en el Hospital Penitenciario Central (HPC) del penal de Ezeiza. Según el abogado, durante ese tiempo el cantante se tiraba de los pelos y, por momentos, se quedaba dormido. Cuando volvía a reaccionar, no quería hablar sobre el caso porque “se ponía mal”. En adelante a Pity lo representara el defensor oficial Santiago Ottaviano, mientras que Claudio Calabressi está a cargo de la representación de su madre, Cristina Congiú, quien aun no pudo verlo en Ezeiza y teme por su vida. “Lo único que quiero hacer es ver a mi hijo, hablar con él, saber cómo está. Necesito abrazarlo y no decir nada”, dijo este lunes la mujer en diversas entrevistas, donde también recordó que su hijo le dijo que si lo internaban por su adicción a la drogas o era llevado preso “iba a seguir con el plan”. El plan al que hace referencia Congiú era el de suicidarse.

El teléfono gratuito de asistencia contra las adicciones en Argentina es el 141, que funciona durante las 24 horas.

Las líneas de prevención del suicidio, por si Usted, o algún familiar o allegado suyo, está atravesando una crisis emocional de cualquier tipo, siente que nada tiene sentido o se encuentra atrapado en una situación a la que no le encuentra salida, son 135 (línea gratuita desde Capital y Gran Buenos Aires) ó bien (011) 5275-1135 (desde todo el país)