NOTICIAS

Maxi Djerfy: “Volvería a tocar en Callejeros, no me arrepiento de nada de lo que hice”

El ex guitarrista de Callejeros se encuentra en libertad condicional y habló sobre su pasado, presente y futuro

Se acerca diciembre y el recuerdo de la tragedia de Cromañón vuelve a estar presente en gran parte de la sociedad que vivió con angustia, bronca y pena lo que ocurrió en la fatídica noche del 30/12/2004. Aunque para los sobrevivientes y familiares de la víctimas es una marca con la que se convive día a día. Maximiliano Djerfy, quien fue guitarrista de Callejeros y cumplió condena en Ezeiza y Marcos Paz, hoy se encuentra en libertad condicional y fue entrevistado en el programa Vomitando, que conduce Norman Ramírez, por Radio Zónica. “Tengo que firmar una vez por mes en el patronato de liberados, acá en Lanús, tengo que pedir permiso si salgo del país y solamente eso, no tengo otras inhibiciones”, contó sobre su situación procesal. “Mi condena fue de cinco años, 60 meses de los cuales hice 20 en prisión. Hice un año y 8 meses en Ezeiza, desde el 20 de diciembre del 2012 y salimos el 6 de agosto de 2014. Tuvimos veinte meses en libertad y el 6 de abril de 2016 volvimos a cumplir en penal. Estuve seis meses en Marcos Paz y después me dieron la domiciliaria y terminé acá en mi casa”, agregó el músico.

Respecto a las responsabilidades sobre lo que ocurrió en el local que gerenciaba Omar Chabán, Djerfy fue tajante: “Un par de pinches que pusieron para poner la cara los funcionarios, pero nada que ver, no eran los responsables. Hubo gente que tendría que haber estado ahí que no estuvo en el juicio. Metieron a dos pinches y a ocho perejiles que hacían música”. En cuanto a sus propias culpas deslizó que “cada uno sabe lo que hizo y lo que no hizo, y lo que dijo también, después hay que bancarlo. Pero bueno, hay mucha envidia también, yo en un momento no podía entender cómo nos podían tener tanta envidia después de lo que nos había pasado, no le deseo a ningún pibe que le pase lo que me pasó a mí. Para mí fue terrible porque me desarmó la familia. La pena natural que uno tiene nunca la tuvieron en cuenta. Yo perdí cinco familiares ahí adentro“.

“No hay lugares especiales en la cárcel, son pabellones y hay que estar con la gente. No me quisieron violar pero uno entra con temor a la cárcel por todo lo que ve y por no haber estado ahí. Entonces, cuando uno entra tiene que aprender a vivir en ese lugar que es todo nuevo, hay que aprender a ver como se vive ahí. No tuvimos problemas porque nosotros nos manejamos con respeto y ahí el respeto es muy importante, con el respeto se llega a todos lados, por eso no tuvimos problemas graves con la población. También estuvimos en un pabellón que no era mediático pero al estar tantos de nosotros, y después vino Maxi Mazzaro, que era de la hinchada de Boca, estuvo Pablo Migliore”, detalló el guitarrista sobre su paso por la cárcel.

Respecto a cómo vivieron todo ese procesó como banda Djerfy reflexionó: “Salieron las miserias de cada uno, tuvimos que afrontar un juicio y un montón de cosas que nunca habíamos vivido, todo eso hizo que la banda se rompa. Yo lo comparo mucho con un aborto. Cuando una pareja pasa por un aborto después es muy raro que sigan juntos, y eso pasó con Callejeros”. “Volvería a tocar en Callejeros, no me arrepiento de nada de lo que hice”, agregó.

Después se metió de lleno en lo que fue el primer año posterior a la tragedia. “Era una opción matarme, porque ya tenía los huevos que me arrastraban. Me mudé a quince cuadras de casa y me armé un tergopol grande, como un cuadro, con todas las fotos de los seres queridos que había perdido, y así fui haciendo el duelo”, relató de manera cruda. También contó sobre el rol terapéutico que cumplió la música en esos días: “La música me cura, me saca de todo, me ayudó muchísimo estando preso también”.

Respecto a Chabán opinó que “es un artista, un pobre tipo que es artista, tenía un lugar y le pasó esta tragedia y se comió lo que se comió”. Sobre Aníbal Ibarra, Jefe de Gobierno durante la tragedia de Cromañón sentenció que “es un hijo de puta, un sanguinario”. De su ex compañero Patricio Fontanet concluyó que  “es uno de los mejores escritores de la música popular nacional argentina” y que “con él está todo bien, no hay grandes cosas por hablar, lo que se lo tuve que decir ya se lo dije”.

Para finalizar describió la relación con sus vecinos y sobre cómo se siente estando en libertado: “Yo voy a hacer los mandados y desde los chinos hasta mi casa habrá 50 metros y a veces tardo media hora en hacerlo porque me saludan todos los vecinos, todos están contentos porque estoy de vuelta en libertad y si había que pagar algo ya lo pagué. Dejame vivir, sino matame de una vez, y sino me mato yo”.