PINTÓ

#AudioTrip: El ADN musical de Nigeria

Repasamos la actualidad musical de este país africano que será el tercer rival de Argentina en el Mundial. Hip hop, rock, soul, funk y mucho compromiso político.

“Extremadamente pobre. Las instalaciones médicas son pobres. Operamos un sistema capitalista depredador y neocolonial, que se basa en el fraude y la explotación y, por lo tanto, es probable que tengamos corrupción. Muchos casos penales se resuelven en la estación de policía”. La voz de Femi Falana, abogado y activista por los derechos humanos, suena fuerte y claro. “Esto es Nigeria. Mira cómo estoy viviendo ahora”, rapea a continuación Falz, su hijo, popular rapero, comediante, actor, y una de las nuevas figuras artísticas del país africano, en el comienzo de la parodia del “This is America” de Childish Gambino que estrenó el 25 de mayo pasado. En la letra Falz describe la realidad de un país eternamente en crisis, colonia británica independizada en 1960 y que luego de guerras civiles y dictadores, recién desde 1999 vive en democracia. Una democracia que, según lo que relata el cantante, se mantiene al límite: “Señor, señor mire, lo siento, soy solo un estudiante. Soy un estudiante de la Universidad de Lagos. Acabamos de llegar del club. Muy bien, mi amigo y yo. No, señor, tenía mi identificación para probar”.

El contexto socio político definitivamente marca el destino musical de Nigeria. El mayor exponente en ese sentido es Fela Kuti, creador del afrobeat y una figura que trascendió lo artístico para convertirlo en un ícono de la lucha por los derechos de los africanos fuera y dentro del continente. Fela también fue quien abrió Kalakuta Republic, una productora musical cooperativa para aquellos artivistas que, como él, buscaban la independencia, y un club nocturno que sirvió como escenario para toda esa camada de músicos. Kuti murió en 1997, pero su legado por una África libre y socialista sigue adelante. Otro tótem de la música nigeriana fue William Onyeabor, quien al ritmo del synth funk también narró a su manera los sucesos de su país, hasta su fallecimiento en enero de 2017. Músicos de la talla de David Byrne y Damon Albarn se han declarado admiradores de Onyeabor, algo que puede verse en Fantastic Man, este documental sobre su vida que además sirve como un pantallazo general de la historia de la música de Nigeria.

En la actualidad se desarrollan en Nigeria distintos eventos en los que se mezcla el rock, el rap, el world music y el pop. Festivales como el Star Music Trek y el Rocktoberfest son plataformas en las que conviven estos géneros, llevados adelante por artistas nacionales, del resto de África e incluso por algunos de los pocos músicos europeos y asiáticos que llegan hasta ahí. Estos son cinco de los números musicales más interesantes de Nigeria:

5) Burna Boy
El nacido en Port Harcourt es el chico malo del rap de Nigeria. Saltó a la fama en 2017 cuando Drake lo apadrinó, una sociedad que terminó mal. El canadiense lo invitó a participar en lo que luego sería el mixtape More Life pero al final no incluyó las grabaciones conjuntas. El tema es que, según el nigeriano, tomó cinco de sus canciones y el concepto del disco sin compartirlo en los créditos. Drake lo borró del proyecto, Burna Boy se enojó y decidió no hablar más al respecto hasta que un twittero le preguntó si era su voz la que estaba sampleada en “Get Together”, uno de los tracks. La respuesta positiva fue la primera de varias en las que Damini Ogulu (tal su verdadero nombre) derramó bronca hacia su mentor. En este 2018 editó Outside, que incluye su “More Life” y en el que canaliza su particular forma de rapear, mixtura de inglés con los distintos dialectos nigerianos, y en el que canta esta pieza acompañado por la británica Lily Allen.

4) Zainab Sule
La reina del Soft Rock de Nigeria. Esta cantante y guitarrista nacida en Abuya, la capital del país, acusa influencias de Bryan Adams, Coldplay y Prince y fue comparada con artistas como Natalie Imbruglia, Dido y Tracy Chapman. Empezó en la música de muy chica, pero no fue hasta que se graduó como doctora en Matemáticas, hace cinco años atrás, que le dió más espacio a su carrera artística. Una actitud que lleva en los actos y en sus palabras. En una entrevista reciente con el local Daily Trust describió su visión sobre su vida en Nigeria: “¿No te pasa que a veces sientes que odias a tu país? Pero luego te das cuenta de que no puedes ir a ninguna parte y que no importa cuán malo sea el país, solo tienes que rezar por él y amarlo incondicionalmente”.

3) 1 Last Autograph
¿Existe el metalcore nigeriano? Este cuarteto de Lagos demuestra que sí. La especialidad del grupo es versionar artistas de otros géneros y llevarlos a su terreno, decisión que les permitió su presencia en festivales locales junto a artistas de otros palos, y llegar a un público más numeroso. “Nos encanta ampliar nuestro alcance, la fusión en este cover es una de las formas en que pensamos iluminar a más personas con nuestro sonido y sabemos que será amado”, dijeron sobre “WO” en el que revisitan a Olamide, un ícono del hip hop africano. Las menos de 100 visitas que ostenta el video en YouTube (por lo menos al momento de escribir esta nota) contradice por ahora esa idea de iluminación masiva, pero vale la pena darle play y dar una mano para que lo logren.

2) Nathmac
Ebiama Abraham, conocido profesionalmente como Nathmac, es un cantante, compositor y multiinstrumentista de rock alternativo con sede en Lagos. En su bio de Soundcloud se describe así: “Me encanta escribir sobre “amor”, corazones rotos, esperanza y muchas otras cosas que nos hacen humanos”. Comparte escena y giras con Zainab Sule y una visión artística similar. Muy activo en Instagram, suele compartir covers y mostrar su vida en el país africano.

1) Johnny Drille
John Ighodaro nació y creció en el estado de Edo, Nigeria. Su padre y su madre son religiosos nigerianos y su primer contacto con la música fue de muy chico justamente en la Iglesia, como parte del coro que armó junto a sus cuatro hermanos. Su estilo fue mutando: del afro pop pasó al hip hop romántico, y de allí al folk rock cuando conoció a la banda estadounidense Mumford & Sons. Editó canciones de forma independiente hasta que en 2015 el CEO de Mavin Records, el sello discográfico más importante de África, lo felicitó via Twitter por una de sus canciones. Un par de años y hits después, Johnny firmó contrato y sus views en YouTube ahora se cuentan de a millones, convirtiendóse en un fenómeno regional que pide pista a nivel global.