PINTÓ

Cinco momentos en la historia de La Falda Rock

Spinetta presidente y un mensaje de paz, Charly García y un insulto histórico, Las Pelotas y su integrante más pequeña, Bersuit y el estallido de 2001, NTVG y Guasones juntos sobre un escenario, son algunos de los hitos que repasamos en esta nota.

Luis Alberto Spinetta – La Falda Rock 1983

“Si no hay paz, no va a ser posible ningún tipo de creación ni de entendimiento y de nuevo dentro de tres años vamos a erigir a nuestros verdugos y de nuevo nos van a hacer bolsa y así siempre…”. Esa frase, tan clara, fue dicha por el Flaco en el festival de La Falda en un mensaje que duró más de dos minutos y que arrancó un conmovedor aplauso, justo antes de empezar con “La herida de París”, una de las canciones de Los niños que escriben en el cielo, el disco de Jade de 1981. Era febrero de 1983 y la democracia empezaba a respirar tras la dictadura cívico militar iniciada en 1976. Unos meses después el país iba a elegir a Raúl Alfonsín como Presidente de la Nación. Por su parte, durante los ’80 se han producido distintos cortocircuitos entre los músicos y el público de La Falda, que muchas veces reprobaban ciertas actuaciones arrojando elementos contundentes al escenario. Ese enfrentamiento alcanzó su momento más álgido en la edición de 1987.

Charly García y Miguel Mateos – La Falda Rock 1987

“Una vez Fito (Páez), Fabi (Cantilo), Charly (García) y yo, prácticamente, tocamos detrás de un alambrado que se improvisó para evitar los proyectiles. El público estaba sacado. Allí se me ocurrió el título Tester de violencia”, contó Luis Alberto Spinetta en la conferencia de prensa de la edición 2002 del festival, en referencia a lo sucedido en 1987, cuando las cosas se fueron de control en la localidad cordobesa. En aquella aquella ocasión hubo incidentes, invasiones de escenario y algunos grupos no pudieron ni tocar, hecho que derivó en el título de su disco editado en 1988. “Era un clima de mucha violencia. La gente estaba separada del escenario por una reja. nunca vi una cosa igual. Eran leones y romanos. En medio de eso Fito Páez salió a tocar y le dije: ‘Loco, vos sos un tester de violencia’, y él me contestó: ‘Sí, todos lo somos’”, contó el Flaco en Martropía: Conversaciones con Spinetta, el libro que escribió Juan Carlos Diez en 2006. Los dos momentos más ásperos de esa edición están registrados en video. El primero ocurrió durante la presentación de Zas. Un Miguel Mateos sacadísimo con el público responde al clima de violencia con más insultos. “Pedazos de pelotudos, ensucian un recital, y los propios grupos cordobeses no pueden tocar. Vienen acá con cuatro choclos a tirar pelotudeces y a cagar una fiesta la concha de la lora. A ver si los meten en cana a esos pelotudos”, tira Mateos y cita a los choclos que se vendían en el buffet del festival y que, semicomidos, volaban al escenario. La banda arranca con “Mensajes en la radio”, pero la cámara del canal cordobés que graba el show no enfoca a los músicos, sino a un hombre que con un pucho colgando de la boca blande una navaja en el medio del pogo. Lo hace hasta que finalmente se aleja en la tribuna al notar que está siendo seguido con un haz de luz por el iluminador.

Lo de Charly fue apoteótico. García no era parte de la grilla, y de hecho por esos días de febrero estaba en Buenos Aires comenzando a grabar Parte de la religión, disco que saldría más tarde ese año. El que sí estaría era Fernando Samalea, su baterista, quien fue a tocar por última vez con Fricción. Al bajar del escenario se encontró a Say No More pidiéndole por favor que busque músicos para estrenar “No voy en tren”. Sorprendido Samalea consiguió a Fito Páez, Hilda Lizarazu, Fabiana Cantilo, Carlos García López, Cachorro López, y cuatro vientos: Pablo Rodríguez y Diego Urcola (de la banda de Baglietto), Sebastián Schon (de Zas) y el Gonzo Palacios. Un verdadero equipo de 11, un dream team que ensayó la canción en el baño de damas de los camarines y salió a enfrentar a una muchedumbre enardecida. Y lejos de buscar la calma, apenas pisó las tablas Charly dijo unas palabras que se volverían un hito: “Cordobeses hijos de puta, divinos, los amo, dos rocanroles para ustedes y chau. Escupan mucho, pero no tiren nada. No me maten acá porque prefiero morir en Hollywood”. Lo que sigue son seis minutos de descontrol, el estreno de una canción y uno de los momentos más históricos del rock argentino.

Las Pelotas – La Falda Rock 1992

Luego de las noches accidentadas de 1987 el festival no se realizó por cinco años. Pero en 1992 los organizadores lo intentaron nuevamente con una grilla que tenía a Ratones Paranoicos, Las Pelotas, Divididos, Los Violadores, Attaque 77, Los 7 Delfines y los debutantes Illya Kuryaky & The Valderramas. La banda de Germán Daffunchio y Alejandro Sokol ya tenía editados Corderos en la noche, su disco debut, y llegó a ese show en La Falda en un momento de revolución interna. El Bocha, por ejemplo venía amagando a dejar la banda. Superman Troglio veía con malos ojos la evolución del grupo, y un año después (en 1993) dejó su batería para que ingrese Gustavo Jove, quien sigue hasta hoy. Y el puesto de bajista cayó esa noche en Marcelo Scasso, en una de sus pocas intervenciones en vivo con la banda. Ese rol, ocupado primero por Willy Robles, luego por Guido Nisenson y después por el ex Metrópoli, Marcelo Fink (quien fue el que grabó el álbum), recaería más tarde en Beno Guelber para que finalmente se de el ingreso de Gabriela Martínez, consolidada con ese instrumento para el resto de los días del grupo. En el video que se puede ver más abajo Sokol, Daffunchio, Troglio, Scasso, el guitarrista Tomás Sussman y el saxofonista Pepe Gil Vázquez no están solos sobre el escenario. Catalina Daffunchio, la pequeña hija de Germán baila, salta y hasta parece imitar los pasos de su “tío Bocha”, mientras la banda se despacha con una versión incendiaria de “Sin Hilo”. Catalina luego haría algunas publicidades para finalmente dedicarse al diseño visual, incluso colaborando con Las Pelotas en las tapas de Cerca de las Nubes (2012) y Brindando por Nada (2016) y los videos de “Pasajeros” y “Hasta el fondo del río”, por ejemplo.

Bersuit Vergarabat – La Falda Rock 2002

El material fílmico de los encuentros en este festival cordobés no abundan en YouTube. Poco se conserva de la primera etapa que llega hasta 1987, algo más sobre la edición de 1992, pero curiosamente casi nada de la versión de 2002, de la que formaron parte de una grilla de tres noches artistas como Las Manos de Filippi, Mimi Maura, Kapanga, Babasónicos, La 25, Intoxicados, Cienfuegos, Catupecu Machu, Las Pelotas, Moris, Ricardo Soulé, David Lebón, Pappo y Luis Alberto Spinetta. Lo que se puede rescatar (a través del canal de música de Córdoba, RockordoVes) sirve para graficar el momento que se vivía en el país para septiembre de ese año, cuando se realizó el festival. La crisis de 2001 aun estaba latente y Eduardo Duhalde gobernaba el país pero cargaba con las muertes de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en Avellaneda, un nuevo estallido social que lo llevó a adelantar las elecciones que en abril de 2003 finalmente harían presidente a Néstor Kirchner. En ese contexto Bersuit Vergabarat estaba entrando en la cúspide de su carrera, de la mano de Libertinaje (1998) e Hijos del Culo (2000) y con el cercano lanzamiento de De la cabeza, disco en vivo que recorre sus primeros diez años de historia. Un público encendido, la bronca en la piel y un Bersuit en un pico único de su trayectoria resumidos en menos de un minuto de imágenes y sonido.

No Te Va Gustar y Facundo Soto de Guasones – La Falda Rock 2017

Tuvieron que pasar quince años para que el festival vuelva a realizarse en la ciudad cordobesa que ostenta la particularidad de que, gracias a un proyecto de ley impulsado por los organizadores, algunas de sus calles llevan nombres de artistas del rock argentino como Miguel Abuelo, Luca Prodan, Pappo y Luis Alberto Spinetta. En abril del año pasado se dieron cita en el Anfiteatro Carlos Gardel, bandas como Ciro y Los Persas, Guasones, Cielo Razzo, Los Pérez García y Boom Boom Kid, entre otras. El cierre corrió por cuenta de No Te Va Gustar, que venía despidiendo El tiempo otra vez avanza (2014), y adelantando canciones de lo que sería Suenan las alarmas, disco que saldría en junio de ese año. Allí se dio un encuentro entre dos de los frontman más reconocidos de la escena actual: Emiliano Brancciari y Facundo Soto. El líder de Guasones puso su voz a “Tan Lejos”, uno de los clásicos de la banda uruguaya.

Bonus Track: Spinetta Presidente – La Falda Rock 1984

En la edición de La Falda Rock de 1984 hubo una cumbre que quedó registrada para siempre. Por última vez el Flaco, Charly García, Fito Páez, Andrés Calamaro y León Gieco se mostraron juntos públicamente. Esa imagen quedó retratada en una foto histórica, que tuvo sus entretelones revelados por Andrés en 2013 al colega Germán Arrascaeta del diario La Voz de Córdoba. “Esa foto cordobesa es de una conferencia de prensa en La Falda Festival, y éramos más músicos que periodistas. El que lo erige (y elige) “presidente” al flaco es Charly… Era una broma frecuente dentro del microclima. Aquella noche canté ‘Carolina’ con Virus. García y Luis estaban aliados, o al menos eran ajenos al mito de una rivalidad que en esa época no existía. No fue un festival tranquilo. En la foto se ve más serio a León (Gieco). Generacionalmente, le tocaba calmar a las fieras. Los más jóvenes estamos encantados de secundar al ‘presidente’”, explicó. Un detalle: el otro integrante de la foto es el periodista de música Victor Píntos.

En Club SR hay entradas para la edición 2018 de La Falda Rock (el 17 de noviembre con Iorio, Kapanga, Sueño de Pescado, La Vela Puerca, Bersuit y Asspera, entre otros) con 30% de descuento haciendo click en el banner de abajo. Ojo que es una promo con cupo limitado.