PINTÓ

Güacho (ESPECIAL 50Y ROCK)

El trío platense que integran los hermanos Joaquin y Lisandro Castillo y Hernan Torres suman su visión sobre los temas fundamentales de estos 50 años de rock argentino.

El Kilómetro 0 desde donde arranca la ruta del rock nacional es el Bar La Perla del Once, donde en 1967 Litto Nebbia y Tanguito compusieron "La Balsa", considerada como la primera canción de este género que en 2017 cumple 50 años. En ese contexto es que Soy Rock invitó a diferentes músicos que forman parte de este recorrido para que elijan sus cinco canciones imprescindibles y nos cuenten porqué, claro.

Pappo’s Blues – “Algo ha cambiado”
El primer track del primer volumen de Pappo s Blues parece decirlo sin rodeos. Algo había cambiado si, había puesto la piedra fundamental de un lenguaje nuevo: El blues. Ese místico blues que ya había viajado a Inglaterra llega al Río de la Plata para dar un giro imprescindible para la música argentina. Lejos de la ortodoxia, en esos primeros años al menos, Norberto marca un camino propio que aún hoy conmueve como por su frescura y sinceridad. Su manera de tocarlo y su manera de componerlo, sin dudas forjan el inicio de un lenguaje local para una música que sentó las bases.

Pescado Rabioso – “Las habladurías del mundo”
El Flaquito, ¿cómo hacer para elegir una sola de sus obras?. Elijo esta porque mantiene ese pulso rockero tan distintivo de Pescado pero también tiene toda esa zona tan particular entre folclórica y jazzera de Luis, como así también todo este concepto detrás de Artaud. Un disco que claramente lo puso en un lugar diferente que el resto. Con su cosmología y particular lenguaje tanto instrumental como letrístico. Indudablemente el Flaco buscó en toda su obra una manera propia y súper local de pasear su poética y sus canciones por una música indescriptible desde las etiquetas pero indudablemente argentina.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota – “Fuegos de Octubre”
Los Redondos son de esa segunda camada de aquel incipiente rock local, junto con Soda Stereo, Virus, Los Abuelos… ya entrados los 80. Una generación que habiendo vivido el estado represivo construyó un nuevo sonido y un nuevo discurso, en base a lo sucedido en una de las décadas más oscuras del país. Un sonido que conocía nuevas tecnologías pero que las mezclaba fuertemente con lo corporal del rock. Oktubre es una de las primeras obras conceptuales y fuertemente discursivas de nuestro rock , con piezas maravillosas y memorables. Pero además con una idea y un imaginario gráfico fascinante. Fuegos de octubre es una apertura que nos quedó grabada a todos y pinta el pulso oscuro y rockero del disco entero.

Almafuerte – Mano Brava
Si bien la historia de Ricardo empieza mucho antes, como piedra fundamental del metal en Argentina, tanto en V8 como en Hermética, Almafuerte y esta formación puntual siempre con el Tano pero esta con Walter en la batería (y Mollo en la producción) son el sonido apabullante y definitivo de la música pesada argentina. Más allá de las diferencias ideológicas con Ricardo, su capacidad para el uso de la palabra y su indiscutible arraigo con el suelo argentino hacen de este disco, y de este momento de Almafuerte, sea una de las últimas piezas que faltaban para el rompecabezas que cubre todo el arco del rock nacional. Mezclandose con las culturas nativas y elaborando un espeso sonido, Almafuerte forja una identidad ineludible para nuestro modo de hacer el rock.

La Renga – La vida, las mismas calles
La Renga forma parte de esa renovación que vino a instalarse en el escenario ya masivo de un rock nacional que ya era reconocido como tal. A mediados de la década del 90 instalados y haciendo una serie de discos con mucho reconocimiento, en el año 2000 editan esta pieza que culmina un proceso de crecimiento indudable. Con un crecimiento en sonido increíble, con mucho y muy fino trabajo (una vez más la producción de Ricardo Mollo de por medio) grandes canciones y grandes decisiones. Con fuertes bases ya no fuera (como ocurría en los inicios) sino dentro del rock nacional, quizás la primer camada consciente de la prehistoria del rock nacional y con voluntad de hacerse cargo de esas raíces. Abre esta canción, con otro inicio inolvidable y sorpresivo jazzeado, y cierra con una versión del viejo Neil que reza conocidamente “El rock and roll no morirá jamás”. Y no, no morirá pues así lo demuestra esta línea de tiempo estructural que proponemos y que llega hasta nuestros días.

Güacho presenta su nuevo disco Volumen III ​(​La persistencia de la memoria)​ este s​ábado 14 a las 18 hs ​en ​El Galpón de las Artes predio ​abierto​ (calle ​71 e/ 13 y 14, La Plata)​