PINTÓ

Los hermanos Pertusi revivieron a De Romanticistas Shaolins

Junto a Cadena Perpetua, Stuka, Chino Vera y Pichones, celebraron los 20 años de Mala Difusión, en Uniclub

Mala Difusión fue un sello que se encargó de difundir buena parte de la movida under de la escena punk en Argentina, a fines de los 90′,  a través de compilados que mezclaban bandas que daban sus primeros pasos, con otras de mayor trayectoria. De Romanticistas Shaolins fue uno de los grupos participes de estas recopilaciones y fue el proyecto musical con el cual Federico Pertusi decidió salir del ostracismo para rescatar las canciones de Attaque 77 pre Dulce Navidad, época en la que él era el cantante. En el 2007 dieron su último show en Unione e Benovolenza y nunca más volvieron tocar en vivo. Gustavo Tanusi, responsable del sello, armó una fiesta para celebrar los 20 años de su creación y logró que Fede Pertusi saliera por un rato del estudio de grabación y volviera a juntarse con sus antiguos compañeros, con la sorpresiva presencia de su hermano Ciro Pertusi, en la voz y guitarra. “Fede Pertusi odia tocar y yo soy fan de la banda. A pesar de que editamos todos sus discos, es la banda más complicada”, contó Tanusi en la previa al sitio web Silencio.

Esto ocurrió el viernes pasado en un Uniclub con entradas agotadas. Pichones y Chino Vera (ex bajista de Attaque 77) fueron los encargados de la apertura. Para dar lugar a Romanticistas que comenzó su show con “Interno (No creo en volver a verte”) y “Una vez (Looser Satanás)”, de Mexicaneándonos con Juan Novoa en la voz, quien grabó ese disco y hoy forma parte de Pelea de Gallos y sigue tocando varias de esas canciones. Gran parte de la lista de temas se centró en “A Dónde Vas, eh?!”: “Alas Para las Gloria”, “Procedentes”, “Amor Zero”, “Chucrut (Soy muy feliz)”, “Religionaré” y “Siempre en Vanidad” (estas últimas dos forman parte del repertorio habitual de Jauría). Fede y Ciro se fueron repartiendo las voces y al ex líder de Attaque 77 se lo vio en buena forma, a pesar de que hace tiempo no realiza un recital completo, por una operación en la garganta que  lo tiene alejado de las tablas.

Las sorpresas no terminaron ahí: sin previo aviso Cadena Perpetua asaltó el escenario con un sonido demoledor para demostrar que no hay banda punk argentina que suenen más ajustados que ellos. El final estuvo reservado para el grupo de Stuka, guitarrista de Los Violadores que mechando algunos temas propios con clásicos como “Bombas a Londres”, “Nada ni Nadie” y “Aunque se resistan”, dio cátedra de cómo se toca punk rock en la seis cuerdas. Para terminar una noche a puro festejo y carnaval (varios pomos de espuma rondaban en el recinto), Stuka invitó a Sergio Gramática (baterista original de Los Violadores) y Ciro, en el bajo, para interpretar “El gato de la calle negra” y “Llegará la paz”, de Pappo y los últimos acordes fueron de “Moral y Buenas costumbres”, de Los Violadores.