PINTÓ

Lollapalooza 2017: Metal y carnaval

El Lollapalooza 2017 pasó por Buenos Aires y -con Metallica y The Strokes a la cabeza- entretuvo a más de 200 mil personas durante dos días al palo.

Lejos de las mochilas negras escritas con Liquid Paper, Metallica la rompió ante un mar de pokemones y purpurina. Sin cerveza (aunque dicen que había alguna que otra sin alcohol) el espacio de Corona iluminó el corazón del predio a todo luz de neón y letreros que se veían de a una cuadra de distancia. Desde hace cuatro años, el Lollapalooza se ha impuesto como un festejo ajeno, inclusive, a su propio line up y esta vez colgó el cartelito de sold out.

A menos de un mes del show de Indio Solari en Olavarría, en el que murieron dos personas, el cacheo policial se hizo notar como nunca: mano adentro del corpiño para ellas, manoteo de genitales para ellos. Mientras hombres y mujeres entraban alineados en sendas filas, dos chicas comentaban que compraron la entrada hace meses pensando que venían los Red Hot Chili Peppers y Lana del Rey, pero que ya fue, van a ver a Metallica y a The Chainsmokers, y está buenísimo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El festival ideado por el músico Perry Farrell recorre el mundo con una grilla de lujo y encontró en el Hipódromo de San Isidro la sede ideal para su desarrollo en la Argentina. El espacio es enorme, lleno de verde y con accesos súper cómodos desde donde vengas. Así, se hace espacio para el Kidzapalooza (donde los niños juegan hasta que cae la noche), Rock & Recicle (un programa especial para reducir la huella ambiental) y hasta un sector en el que podés recargar tu botellita de agua, una iniciativa tan simple como efectiva para mantenerse hidratado sin pagar una fortuna.

El viernes todo comenzó muy temprano y fueron de la partida artistas nacionales como León Gieco (por primera vez en una edición de este festival, quien tocó acompañado por Infierno 18), Palo Pandolfo y Poncho. The XX terminó de seducir a los que venían con expectativas y Rancid peló su ska punk inoxidable y divertido. Para el final de la noche, Metallica dio su clase magistral de rock y potencia, sin olvidar la de modales. Tanto James Hetfield, Lars Ulrich como Kirk Hammett agradecieron uno por uno, sumando un “boludoooooooooo” por parte del confianzudo Robert Trujillo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Por la tarde del sábado, el predio empezó a colmarse temprano. Así, los más puntuales pudieron ver a Turf, Bestia Bebé, Lisandro Aristimuño y, más tarde, los teens eligieron a Melanie Martinez. Luego llegaría la elegancia pop de Duran Duran con un impecable Simon Le Bon al frente y una lista imbatible. En el medio, The Weeknd develó el misterio de su set en vivo dejando conforme a algunos, extasiados a otros y desilusionados a los que sólo iban por el hit.

Two Door Cinema Club recibió la noche en el escenario mayor mientras abajo ya se palpitaba el mano a mano que vendría más tarde, con The Strokes por un lado y el Dj Martin Garrix por el otro… ¡a la vez! Los de Nueva York rockearon como si no hubiera un mañana y si la relación entre Julian Casablancas y Albert Hammond Jr. es o no un lecho de rosas a nadie la importa, juntos son dinamita. En otro escenario, el neerlandés se llevó la atención de los sub 20 y se ocupó de hacer bailar a los más enérgicos. Así también dejó la pista caliente para el último acto, a cargo del australiano Flume. Guitarras por un lado, bandejas por el otro, el final del Lollapalooza 2017 fue el resumen perfecto de dos días en los que hubo lugar para todo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Gentileza DF Entertainment

 

¡Mirá más del Lollapalooza Argentina 2017 Día 1!

 

¡Mirá más del Lollapalooza Argentina 2017 Día 2!