PINTÓ

Pez en Niceto

De la vieja escuela del amor y la música. Pez volvió a enamorar a su público con su pasado, presente y futuro musical.

Lo que no se puede negar es que Pez es fiel. El cuarteto se entrega sin dudas en cada uno de sus shows a su público, feligreses admiradores de Minimal y compañía. Un romance entre cada uno de los miembros de la banda con los cientos, miles que los van a ver cada vez que tocan. Se entregan a sus canciones y sus distorsiones, a sus estribillos y experimentaciones. El ida y vuelta tiene historia, y este show en Niceto fue otra prueba más de que el amor existe.

Dedicados a alimentar cada milímetro de mística que mantienen desde hace años, Ariel Minimal, Gustavo “Fósforo” García, Franco Salvador y Juan Ravioli abrieron su segundo Niceto (el primero fue el viernes 5) con la marcha imperial de Star Wars y a partir de ahí todo fue galáctico. El primer tema original fue “Os Garcas”, una proclama que habla de la situación actual aunque haya sido publicada en 2013. El resto del recital fue un paseo por sus discos anteriores, en la ruta de “La estética del resentimiento”, “Para las almas sensibles” y “Todo lo que ya fue”. De su último disco “De la Vieja escuela del Amor”, y de su próximo trabajo pronto a editarse, “1986”.
La duración del show de Pez nunca se puede determinar concretamente a no ser que se tenga un cronómetro. En este caso fueron 27 temas en un bloque redondo. El sinfín de canciones que tocan desde 1993 varía en cantidad y estadíos: himnos, experimentos, estribillos y guitarra, muchas guitarra.

“El Cantor”, “Rompe el alba/Lo que se ve no es real”, “Introducción, declaración, adivinanza”” y “Caballo Loco” fueron los temas encargados de cerrar la lista de otro de los tantos shows demoledores que dan los Pez. Uno más y van…

Por Clara Sirvén
Foto Martín Santoro (Gentileza Pez)