PINTÓ

Rock en Baradero Día 1: Unione y Benevolenza

Ricardo Iorio cerró una primera jornada del festival en la que primó la buena onda y la comunión entre las bandas

“Hoy es un día muy feliz para mí, después de 25 años de conocerlo tengo mi foto con Ricardo Iorio”. Corvata está exultante sobre el escenario del Rock en Baradero. Antes de subir a tocar, mientras Attaque 77 hacía lo suyo, el líder de Carajo y el ex V8 se encontraron, charlaron un ratito y regalaron una imagen que 25 años atrás hubiera sido imposible ver. En aquellos años A.N.I.M.A.L. y Almafuerte se disputaban el cetro del metal argento, y quizás por eso Iorio denostaba permanentemente al grupo que Corvata compartía con Andrés Giménez y Andy Vilanova. Los tiempos cambiaron y los Carajo (cuyo show estuvo basado en esa especie de grandes éxitos que es Hoy como Ayer) lo resumen con una frase: “Antes había rivalidad y celos, pero ahora hay unión, pasión por lo que hacemos, que es la música”. En esa línea Mariano Martínez saludó a Eruca Sativa, Massacre, Huevo y Pez, las bandas que precedecieron a Attaque 77 y pidió que se queden a ver al “gran” Ricardo Iorio. Le faltó aclarar que después que suenen los acordes finales de “No me arrepiento de este amor”, la canción que cerró su extra hitero set, era el turno de Carajo. Lo notó cuando ya había arrancado el cover de Gilda, pero eso no fue problema. Mariano paró todo para aclarar que ahora tocaban “nuestros amigos de toda la vida, los Carajo”. Más allá de la camadería reinante hubo muchos puntos altos para destacar. Ante todo la organización y disposición de los escenarios. Terminaba un set en el principal e inmediatamente la acción pasaba al secundario, que estaba a unos pocos metros de distancia. Eso permitió que la atención jamás se disipe y que más allá de las atracciones centrales, el público del Rock en Baradero pueda ver otras propuestas. Después de los shows de Sebastián Pacini, Nokreo Experimento y Viva Elástico, Roma mostró lo mejor de esta nueva faceta, en la que su sonido metal melódico le abrió paso a una especie de reencarnación barrial. Bienvenidos a su vida “2.0”, canción con la que abren Lo que tenga que ser (2017), su último disco.  Inmediatamente después Todo Aparenta Normal demostró una vez más de que está hecho: distorsión, buen juego de voces y buenas canciones con climas diversos, como en el momento en el que juntaron “Porno Rock” y “Jinetes”. Pasó Helker con una propuesta metalera clásica, que chocó de frente con el funky rabioso de Virtual Frizz, una de las revelaciones de la primera jornada. El Buen Salvaje confirmó su gran momento y arremetió con una versión de “La Rubia Tarada”, junto a Luciana Segovia, la cantante de Cirse. Una versión potente con una lectura sorprendente para un tema que ya fue revisitado muchas veces. Bestia Bebé luchó contra la apatía con una lista que repasó en partes iguales su discografía. Desde “El más grande de todos” de Jungla de Metal (2015) a “Otro villano más” de Las pruebas destructivas (2017), sin olvidar, claro “Omar”, “Lo quiero mucho a ese muchacho” y “Wagen del Pueblo”, de su aclamado álbum debut, ese que los puso en el lugar en el que están.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Perón cumple, Evita dignifica” decía el cartel puesto al costado de la batería de Franco Salvador. La cita no es casual, más allá de la conocida simpatía de Ariel Minimal por el peronismo, Pelea al Horror, el disco que editó Pez en 2017, es una banda sonora de los tiempos que vivimos a nivel político. Una lista que gravitó por los primeros trabajos del cuarteto que completan el bajista Fósforo García y el tecladista Juan Ravioli. La inclusión de “Los días poderosos” trajo luz y lo mejor de esta etapa de su camino sonoro iniciado en 2014 con El manto eléctrico. La otra gran revelación de la fecha fue Huevo. La banda que lidera Julián Baglietto apareció entre Pez y Massacre, con una buena afluencia de público que pudo ver lo mejor de sus canciones y confirmar que son uno de las números  emergentes más interesantes de la escena. Veáse (o escuchase en este caso) “Cabra adolescente” y “Un día en Serrano” para corroborarlo. Massacre por su parte hizo lo de costumbre: un compilado con lo más selecto de sus 30 años de historia, todo mechado con las infaltables frases hilarantes de Walas. Eruca Sativa, con una buena cantidad de público propio, hizo hincapié principalmente en Barro y Fauna (2016), con canciones como “Abrepuertas”, “Inercia” y “Japón”. “Celebramos todas las bandas que están hoy acá, celebramos la música”, afirmó Lula Bertoldi antes del folk rock power de “Somos polvo”, uniéndose así a lo que manifestaron Attaque 77 y Carajo, las dos bandas que tomaron los escenarios antes de la llegada de Iorio. Una presentación muy esperada, la primera luego del incidente del fin de semana pasado con un policía en Sierra de la Ventana, que derivó en una detención y una causa abierta por amenazas calificadas con exhibición de arma de fuego y resistencia a la autoridad. Ricardo subió muy maltrecho a escena, con un yeso en su brazo izquierdo, una gasa cubriendo los puntos de sutura en su cabeza, un ojo morado y muy disminuido vocalmente. Esto último fue lo que atentó contra su presentación en el festival. Sin hacer referencias al hecho (a excepción de un ¿irónico? “Soy facho, amigo de la yuta”), las canciones se fueron sucediendo sin la habitual incontencia verbal del vocalista, quien estaba visiblemente contenido. “Esta banda que me acompaña, que se llama como yo, cosa que tendría que haber hecho cuando tenía 25 años”, dijo Ricardo en los días previos sobre este conjunto de músicos (muy jóvenes, por cierto) que lo rodean en escena hoy. Ellos fueron los que llevaron adelante el show que repasó gran parte de lo que cosechó Iorio en Almafuerte, junto con clásicos de Hermética como “Memoria de siglos”, “Robó un auto”, “Atravesando todo limite” y “Tu eres su seguridad” y algo de su parte solista, donde brilló Carina Alfie como guitarrista invitada. Con esta nueva banda, el ex V8 registró unas 17 canciones los estudios Del Abasto y en San Rafael, Mendoza, que serán parte del álbum que editará en 2018, y un show como éste deja entrever que prevalecerá la potencia en el resultado final. El Rock en Baradero sigue hoy con los shows de La 25, Kapanga, Cielo Razzo y Nonpalidece, ente otros, y el domingo con Guasones, De la Gran Piñata, Nagual y Sueño de Pescado como principales atracciones.

Fotos: Gentileza Prensa Rock en Baradero