PINTÓ

Rock en Baradero Día 2: Desprejuiciados son los que vendrán

Más allá de los consagrados, la segunda fecha del festival confirmó que hay una nueva generación de rock argentino con identidad definida y lista para pegar el salto

Un cantante con una máscara verde y un chaleco salvavidas. Otro vocalista entona adentro de un globo mientras le vuelan papelitos. Otro más salta en un movimiento circense y canta una canción que habla de la locura. Una corista baila enyogizada rodeada de sus rubios cuatro hermanos. Un actor y cantante cambia de voces para interpretar distintos personajes en medio de una canción. Una psicóloga rapea una letra sobre la violencia de género y hace aplaudir a los chabones del conurbano más profundo. Estas son solo algunas de las imágenes que dejó la segunda jornada del Rock en Baradero, en una grilla que unió sutilmente a gran parte de los mejores performers de la escena actual. Allí estuvieron entonces Juan Mango, de Ud Señalemelo, Louta, Los Caligaris, los hermanos Andersen de El Plan de la Mariposa, Julián Kartún de El Kuelgue y Miss Bolivia respetando el orden de las situaciones planteadas más arriba. Sin olvidarnos, por citar algunos, de Perras on the Beach, Cruzando el Charco, Lo Pibitos y Bandalos Chinos, también diseminados en los dos escenarios en los que transcurre el festival. ¿Nació un nuevo rock argentino? Sí, y era necesario tenerlos a todos juntos, en un encuentro donde puedan medirse (y sumar fuerzas) con artistas masivos y populares como en este caso La 25, Kapanga, Cielo Razzo, Turf, Nonpalidece, Boom Boom Kid y Coti, para comprobarlo. La experiencia de mezclar a la piba de brillitos en la cara con el flequillo más tupido del barrio resultó súper positiva, aunque hubo, claro, oídos más abiertos que otros. Finalmente lo más importante son las canciones y, con matices, de las buenas sobraron. Basta con repasar algunas de las que sonaron ayer: “Aguetas” (de Ud Señalemelo); “Circunvalación” (de El Kuelgue); “La crudita” (de Kapanga); “Asado y fernet” (de Los Caligaris); “Dije tu nombre” (de Bandalos Chinos); “I do” (de Boom Boom Kid); “Cruz de sal” (de La 25); “A mil” (de Cruzando el Charco); “Magia blanca” (de Turf), “Luna” (Cielo Razzo); “Tomate el palo” (de Miss Bolivia); “Mar argentino” (de El Plan de la Mariposa) y “La flor” (de Nonpalidece); “Antes que ver el sol” (de Coti). En una nota publicada en 2016 en el diario La Tercera de Chile, dos periodistas trasandinos plantaron la hipótesis de un rock argentino en crisis, sumergido “en un espiral de escasez creativa”. Ayer quedó demostrado que la capacidad exportadora de Argentina está intacta. El éxito de Los Caligaris en México, hacia donde también está va Cruzando el Charco, las constantes giras internacionales de Kapanga y Miss Bolivia y la presencia en el Lollapalooza local (que debería catapularlos a ediciones y festivales similares en otros países) de Louta, Ud Señalemelo, El Plan de la Mariposa y Perras on the Beach son la prueba de eso. Una vez más al gran nuevo rock argentino, salú.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.