PINTÓ

Travis en el Gran Rex

Luego de sus dos primeras visitas (2007 y 2013 en el marco de festivales) la banda de Glascow se animó a presentarse sola en un teatro, y el resultado fue mucho más de lo esperado.

Por Clara Sirvén / Foto: gentileza Claudio Zatti

Con los primeros acordes de “Sing”, el Gran Rex se paró  y jamás se volvió a sentar. Travis dio comienzo a su tercer show en el país con uno de sus platos fuertes, y la lista siguió. Una hora y media de pura emoción arriba y abajo del escenario, casi 20 hits uno atrás del otro y una complicidad entre público y banda que pocas veces se ve. Travis vino a jugar de titular por primera vez, y se ganó la cinta de capitán.

El tridente “Sing” – “Selfish Jean” – “Writing to Reach You” fue el punto de partida para que Fran Healy, DougiePayne, Andy Dunlop y Neil Primrose aprieten el botoncito de “A Volverse Locos” de los treinteañeros  (y más, mucho más) que habían ocupado su lunes a la noche en acercarse al teatro. La lista paseó por casi todos los discos de la banda, desde su primer Good Feeling (1997) hasta el flamante Everything at Once, que decoró también el escenario.

Con una remera de Black Sabbath y un mini rodete a la altura del cuello, Healy encanta a cuanta persona tenga alrededor. Con un inglés duro y una simpatía real, el escocés se roba el show entre sus guitarras, su voz y su onda. Se metió entre el público para cantar “Where You Stand”, le dedicó “Re-Offender” a su mamá (“Mi papá era un forro, hay gente que no puede huir, mi mamá pudo”), comparó argentinos y escoceses (“tenemos la misma pasión, ¡pero nuestro equipo de fútbol apesta!”) y cantó y tocó “Flowers in The Windows” solo, sin enchufes, ante un Gran Rex enmudecido y conmocionado.

Después de una lista de 17 temas (solo 3 del flamante EAO), “Why Does it Always Rain on Me?” Fue la encargada de cerrar la noche a la perfección: una banda de escoceses, profesionales, amigos , tocando la canción que los llevó al éxito y que todavía se emocionan por tocar. La conexión con el público, además,  fue constante y maravillosa: “Deberíamos estar todos en una banda”, dijo Healy al teatro. Sí, Fran. All i wanna do is rock.