3 X 1

Los Animalitos

"La vida se trata de pasarla bien todo lo que se pueda"

Con la alegría como bandera, la banda de Nico Landa, Alfredo Vargas, Calcu Hernández, Tito Silvetti, Tomas Carnelli y Nicolás Ortega desarrolla el country litoraleño en su nuevo disco Nuestra Aventura y se prepara para tocar el próximo 5 de agosto en Roxy Live.

1. ¿Cómo describirían el country litoraleño?
–El Country litoraleño es un imaginario (real) de la banda, en donde se cruzan la música folklorica y pop de Estados Unidos, lo fronterizo, el tex mex, la música del nordeste argentino, el chamamé, la polka y donde las letras de las canciones están ambientadas en la región que va de Zárate Brazo Largo al sur de Brasil, muchas historias de Paraguay, calor, humedad, barrancas. Dentro de lo que es la piedra angular del grupo que es una banda cancionera, de pop, de rock, con orígenes en el punk rock y la cumbia santafesina.

2. ¿Con qué cosas se siguen entusiasmando como banda disco tras disco?
–Con las nuevas canciones, con la posibilidad de transformarnos y crear cosas nuevas, con la alegría de juntarnos a trabajar. Estamos en un momento único de la banda en el cual respiramos una energía parecida a cuando empezamos allá por el ´99. Aparte nos entusiasma grabar, es un momento que sucede cada 2 años en donde pasamos días de felicidad. Y la vida se trata un poco de eso, de pasarla bien todo lo que se pueda.

3. Como animalitos que son, ¿cuál es la aventura más salvaje que han vivido?
–En 2004 hicimos nuestra primer gira a Paraguay. Arrancamos un domingo con un festival que armamos en Cromañón junto a bandas amigas para juntar donaciones para llevar a Asunción para las víctimas del incendio del centro comercial Ycuá Bolaños. Salimos en un micro de gira esa noche después del festival a tocar el lunes en la ciudad entrerriana de Gilbert, ahí tocamos en un club y venía con nosotros Juan Penas (cantante de tango) al cual invitamos a venir hasta Asunción. Como el no llevaba ropa (vestía de traje) y no tenía documentos para salir del país conseguimos que el comisario del pueblo a las 2 de la mañana le haga un acta con un DNI provisorio. Luego del show, bajo una lluvia demencial, salimos rumbo al gran país del Norte cantando con acordeón y guitarra canciones de autoayuda para que el micro nos lleve con vida a destino. Llegamos a la frontera, a Clorinda a las 16, y cuando quisimos pasar nos dijeron que el micro no tenía papeles en regla y que el sonido y el backline que llevábamos tampoco podía ingresar a suelo paraguayo. Estuvimos tratando de convencer a la gente de aduanas durante 5 horas hasta que logramos que nos dejen pasar los equipos, pero el micro quedó ahí varado. Como yo conocía a los chicos que trabajan de bagayeros en la frontera porque viajaba todo el tiempo y había llamado la atención varias veces, conseguí que “Burro”, un amigo, me consiga 2 bicicletas. Con el guitarrista del grupo en bici cruzamos la frontera hacia la ciudad de Falcón y recorrimos barrios buscando el dato de quien tenía un camión para llevar nuestros equipos a Asunción que está a una hora y media de ahí. Dimos finalmente con un camionero que cargó todo y llegamos a la hora del show a armar a las chapas. No nos hicieron trámite de migraciones, pasamos todos con un papel que decía Grupo Los Animalitos. Hicimos el show en la disco Pirata Bar y como habíamos llegado tarde nadie sabía donde era el hotel, así que después de una juerga que duró hasta las 10 de la mañana, en varios grupos nos repartimos para dormir en casas de gente que habíamos conocido en el boliche. Algunos durmieron en un auto, otros en el patio de una casa tapados con frazadas y otros aún no sabemos dónde durmieron. Como no había celulares tardamos varios días en reencontrarnos todos, en una radio que convocó el encuentro, y conseguimos un show más que pagó los pasajes de vuelta en micro de línea hasta Buenos Aires. De la idea que era tocar y volver al día siguiente pasaron 8 días de aventuras y fantasía en la tierra prometida de Los Animalitos. Lo que algunos llaman una gira de una banda de rock.