ENTREVISTAS

Bambi

Bambi: “Creo que el futuro es imparable”

En plan optimista, el menor de los Moreno Charpentier presenta el adelanto de su próximo disco, este viernes, en Niceto, y responde a la pregunta: ¿Vuelve Tan Biónica?

A dos años de la edición de su disco debut como solista, Gonzalo Moreno Charpentier, más conocido como Bambi vuelve renovado. El sucesor de El encuentro (2017) está próximo a salir y por ahora, irá presentando nuevos temas, como este viernes 3 de agosto, en Niceto.

–“De nuevo”, tu single, es la cortina de Showmatch. ¿Componés pensando a dónde llegará cada canción?  

–Nunca compuse una canción pensando qué podía pasar o qué destino podía tener. De hecho, creo que uno no compone voluntariamente ninguna canción. Sucede. De algún modo tenés algo para decir y la composición sucede. Sí me ha pasado que siento que la primera satisfacción, cuando empezás a componer una canción, es la búsqueda de la satisfacción personal, como el primer objetivo, antes de esperar que le guste a algún otro. Es ver que te gusta a vos y avanzar en esa línea. Con el tiempo uno va desarrollando un oficio de compositor y cuando tuviste la suerte de que alguna de las canciones que vos escribiste o compusiste empiezan a tener repercusión, decís bueno, quizás esta pueda ser una de las formas con las que yo elijo vivir, esto es a lo que yo me dedico. Las canciones vienen a confirmar todo eso.

–¿Puede que tu nuevo material sea más optimista que disco anterior, El Encuentro?

–Considero que el disco en el que estoy trabajando es más para afuera, es más abierto y podría llegar a tener algo más de optimismo. Justamente “De nuevo” debe ser la canción más optimista que compuse alguna vez, porque tiene ese texto que invita como a reflexionar, que tenemos chances de cambiar las cosas, que cada día es como una oportunidad. Igual, cuando escribo, estoy más abocado a cosas que tienen que ver con la nostalgia, con otro tipo de emoción. Es la que me lleva a mí a componer canciones. Pero sin dudas este álbum que estoy haciendo ahora, a diferencia del anterior que era mucho más para adentro, es mucho más para afuera. Y en eso aparece una búsqueda exterior, la libertad, otro registro en las voces, y es una música que me parece que tiende a una connotación más optimista.

–¿Te sirvió en algún momento la oscuridad para componer?

–Cuando hice el primer álbum, El encuentro, estaba en un momento donde me encontraba con una suerte de dualidad, o de estado medio dicotómico, porque por un lado todo el proceso de esta pausa en la carrera de Tan Biónica fue una temporada muy angustiosa para mí, muy difícil, de mucha incertidumbre, de no saber bien cómo iba a seguir adelante, qué iba a hacer con mi vida, con la música, todo eso.

–¿La paternidad te cambió la forma de escribir?

–En ese momento me encontraba estrenando paternidad, tenía un niño de 3 meses para aquel entonces, muy chiquitito, que había venido a iluminar mi vida de una forma absolutamente trascendental, entonces fue un momento de una búsqueda interior muy fuerte. Sí, creo que ese tipo de emociones tan importantes son una gran fuente de inspiración, ayudan a poder sublimar ahí todo lo que uno está sintiendo. Movilizan y ayudan a la composición, sin dudas.

–En otra época se miraba mucho MTV, pero las formas de consumo actual se han modificado, ¿por qué seguís confiando en los videoclips?

–Creo que la música se está convirtiendo en una experiencia audiovisual. Viene de antes el complemento visual, y cuando arrancó toda la tendencia de los videoclips, en los 80, pasó a ser algo importante, pero antes se hacía solo con algunas piezas, lo que llamábamos los cortes de difusión. Pero en un momento la música empezó a tener todo el tiempo soporte de imagen y me parece que eso le da otro espacio también de expresión, aparecen otras formas de interpretación de la propia canción, a través de los directores o de los creadores de esas piezas. Y también del oyente, le da una nueva interpretación no solo al sonido, al texto, sino también a lo audiovisual. Confío en eso, me parece una buena herramienta, y creo que el futuro es imparable, así que en algún punto la cosa va por allí. Los consumidores, o los oyentes, la gente que disfruta de la música, tiene esta demanda ahora de contenido. Lo visual llama la atención, es parte de un canal de expresión para nosotros los artistas.

–¿Cómo consumís música? ¿Y cómo creés que te consumen a vos?

–Mi forma de consumo musical es un poco desordenada, no tengo una rutina ni un ritual. Hay música que a veces me asalta, como se me aparece de alguna manera, hay música que voy a buscar. Consumo bastante en plataformas de streaming, si bien tengo miles de discos físicos, cds y vinilos, me parece que la herramienta del teléfono, la inmediatez, eso facilita a la hora de escuchar y está buenísima. Siento que los consumidores también aparecen un poco así. Me imagino que alguien que va a trabajar, que está en la ventana del colectivo y que está escuchando una canción mía, que algo de eso lo moviliza o lo emociona, o le divierte. Me imagino esas situaciones.

–¿Cómo va a ser el show en Niceto?

–Va a ser muy especial el show, venimos de presentarnos en un festival como el Lollapalooza, que es gigante, es una experiencia alucinante, pero a la vez también es algo más acotado y no podés hacer el desarrollo de un concierto propio. Entonces todos los años tratamos de hacer por lo menos en Buenos Aires un show con una puesta en escena especial, un repertorio especial, con invitados y todo, como para que la gente que está siguiendo la música que yo hago venga y pase una noche súper especial. Creo que la experiencia de los shows en vivo es absolutamente transformadora, o por lo menos siempre lo ha sido para mí, y creo que hoy en día que tenemos tantas cosas a la mano, y tanta comodidad en nuestras casas, o en las distintas formas de experiencias que tenemos a diario, la de vivir un concierto es sin duda única e irrepetible. Se genera una energía ahí entre las personas que están, es una experiencia colectiva que está buenísima, y espero que el que viene, que algo de lo que va a ver, de lo que va a escuchar, de lo que va a sentir, lo conmueva, lo transforme, se lleve algo. Me parece que esa es un poco la búsqueda. Encontrarnos, vernos de cerca, tocarnos. Eso me parece que es algo… tirar buena onda, tirar buena energía. En momentos como este, en el que el mundo está tan jodido, correr un poquito de lugar esas cosas y pasarla bien.

–¿Qué sigue después de este show?

–El futuro para después de Niceto es continuar con el devenir del álbum. Hoy, como está sucediendo en la música y en mi carrera en particular, las cosas tienen una dinámica mucho más intensa que hace algunos años, donde uno por ahí se dedicaba a hacer exclusivamente un álbum o se dedicaba exclusivamente a girar, o pasaba mucho tiempo entre una cosa y otra. Ahora es todo mucho más dinámico. Siento que esto de ir develando el segundo disco de a singles, es una forma de no estar tan lejos de la composición de las canciones y eso me gusta mucho. Creo que en lo que queda de este año vamos a lanzar por lo menos tres canciones más, y ya se va develando casi todo el concepto del disco en ellas. Nos espera eso. Seguramente unos conciertos más, antes de que se termine el año, pero más que nada abocados a la tarea del estudio y de la grabación del disco.

–¿Vuelve Tan Biónica?

–No creo en los regresos, creo más bien en una reunión o en reunir, en religar. Me parece que volver a un lugar que por algún motivo tuviste que frenar o que hacer una pausa no tiene mucho sentido ni artístico, ni personal ni humano. Así que ojalá el tiempo nos ponga ahí en otro lugar, y pueda darse una reunión algún día, seguro, en mi caso he estado la mitad de mi vida en esa banda y en ese proyecto tan importante, con todas las millas que hemos recorrido juntos, y todo lo que tenemos por hacer.