ENTREVISTAS

Bersuit: “Para nosotros es raro seguir haciendo nuestras canciones y que al momento de escucharlas en la radio suenen a 20 años atrás”

Antes del show en Obras, donde grabarán en vivo "De la cabeza 2", Dani Suárez y Cóndor Sbarbati hablan de los 30 años de la banda, de la década sin Cordera y de deconstrucción.

Siempre juntos. Dani Suárez y el Cóndor Sbarbati tienen la misma edad y están unidos haciendo música desde 1988, el mismo año en el que nació Bersuit Vergarabat. Pero en ese momento ellos aún no estaban en los planes de la banda que este sábado en Obras cierra los festejos por su 30 aniversario, sino que aprendían a mezclar sus armonías vocales al frente de Resortes Antagónicos, una agrupación del Oeste de Gran Buenos Aires. Esa historia se terminó y comenzó una nueva allá por 1996, cuando ambos se unieron a BV. La anécdota cuenta que en la sala de Los Resortes, en Morón, Bersuit registró el demo que llegó a manos de Gustavo Santaolalla, cambiando definitivamente la carrera del grupo. Ese fue el primero de muchos otros aportes a la banda que hoy comparten con los fundadores Juan Subirá, Pepe Céspedes, Carlitos Martin y el no fundacional pero sí fundamental Alberto Tito Verenzuela.

El más importante, quizás, fue hace exactamente diez años atrás. En 2009, al mismo tiempo que Bersuit se embarcaba en una seguidilla de shows en el Estadio Luna Park, su líder y cantante Gustavo Cordera anunciaba el comienzo de su carrera solista. Esa situación, que al principio parecía perfectamente consensuada, acabó por implosionar el seno de la banda y derivó en un parate de tres años. Así es que desde 2012, el Cóndor y Dani, Dani y el Cóndor, son las únicas voces de Bersuit Vergarabat. Y a partir de la grabación del show del próximo sábado 11, donde registrarán varios de los clásicos de la banda con la nueva formación, sellarán de una forma distinta su historia.

-¿Cómo surgió la idea de grabar De la Cabeza 2?
Cóndor: Venimos de un año de festejos, un año en el que hicimos más de diez países de gira, un año bastante movido por los 30 años y lo queríamos cerrar de una manera especial. Por eso pensamos en un disco en vivo que represente esa trayectoria, que pinte de la mejor manera esos 30 años. Y la mejor manera que tenemos de pintar es haciendo un disco. Va a ser doble, en disco físico, que es un formato para pocos, un objeto más de fetiche. Así que removimos los cajones con canciones viejas, reinterpretándolas nuevamente ya que la mayoría están con la voz de Gustavo (Cordera). Nosotros ya las venimos haciendo hace mucho tiempo en vivo, pero queríamos compartirlas de otra manera con la gente.
Dani: Que el sonido que está pasando ahora quede plasmado en un disco. Ya grabamos 13 temas en vivo en el estudio, lo hicimos así por los invitados que no podían venir el sábado 11, el día del show. Ahí están Lula Bertoldi de Eruca Sativa que grabó “Veneno de humanidad”, que le quedó divino, hizo una improvisación hermosa al final, Andrés Calamaro…

-¿Fueron a grabar a su estudio?
Cóndor: Sí, nos recibió allá en su casa en Zona Norte. Hicimos “Tuyo siempre”. Llegamos al mediodía, estuvimos cuatro horas y media, pero él grabó en 15 minutos. El resto fue charla, reírse, charlas de amigos, tomamos unos mates, les llevamos unos vinos de regalo.

-Un clásico de la etapa en la que lo acompañaron como backing band, allá por 2005.
Cóndor: ¡Ya es como nuestro!
Dani: Además estamos ensayando con Piti de Las Pastillas del Abuelo, con Malena D’Alessio, con Beto Olguín de Los Pérez García, que seguramente hagamos “Murguita del Sur”… Así que estamos preparando un show con todas las canciones que podamos. Tenemos 13 canciones grabadas y para el día del recital preparamos unas 40. Aunque seguramente terminemos haciendo unas 32, 33 esa noche.
Cóndor: Las que grabamos van a ser entregadas con la entrada el 11 en Obras. Y el segundo tendrá unas 14 o 15 también, que es el álbum que va a salir después.

-Ya sacaron la nueva versión de “Un pacto”. ¿El resto de las versiones están apegadas a las originales?
Dani: Suenan como a la banda ahora, aunque las que elegimos para grabar son las que llevan guitarras acústicas, alguna con eléctrica, pero te digo que te van a sorprender. Están “Toco y me voy”, “El tiempo no para”, “Perro amor explota” con bandoneón y piano, “Porteño de ley” con una introducción más tanguera, “La bolsa” también tiene algo mágico… Y para el vivo estamos preparando “Hociquito de ratón”, “Ruego”, “Tuyú”…

-Para la época que sacaron De la Cabeza, lo último que tenían era Hijos del Culo, que había salido ahí, muy cerca, un año antes. Y tenían cuatro trabajos editados antes. ¿Cómo van a repartir el setlist ahora que tienen el doble de discos?
Dani: Y, vamos a hacer desde atrás también, pero con algunas actualizaciones de los últimos diez años.
Cóndor: Desde que se fue Gustavo hicimos tres discos más y va a haber algo de ahí también.
Dani: Pero sobre todo la intención es aggiornar las canciones de la historia de la banda, ya que pasó un tiempo largo desde la salida de Gustavo, con el nuevo sonido. Más que nada porque para nosotros es raro seguir haciendo nuestras canciones y que al momento de escucharlas en la radio, suenen a 20 años atrás. Muchas bandas lo han hecho cuando han tenido un conflicto así, y nosotros hasta por una cuestión contractual no lo pudimos hacer antes. Tuvimos que esperar mucho tiempo para poder grabar. Por eso lo hacemos con estas ganas.
Cóndor: Esa burocracia de compañías discográficas…

-Burocracia por la cual Divididos, por ejemplo, está regrabando su discografía casi por completo.
Dani: ¡Exacto! Es como que después de tantos años pudimos volver a ser independientes en ese sentido.

-Y ahora que están revisando sus canciones, ¿se encuentran con algunas que quedaron fuera de ciertos climas de época? Hablo de cierta deconstrucción.
Cóndor: Muchas canciones se vuelven a reinvindicar, las de índole social, por ejemplo, y otras ya quedaron atrás, pienso.

-Café Tacvba, por ejemplo, no toca más “La Ingrata”.
Cóndor: Yo lo veo medio ingrato a eso, parafraseando un poco. Una obra, más allá de que quede vieja lo que dice, es lo mismo que una pintura, refleja un momento y muestra que también evolucionamos.
Dani: En ese caso me parece algo más heroico o de caballeros de parte de ellos, que otra cosa.
Cóndor: De hecho hay canciones que nosotros no hacemos más en vivo por esas razones. Uno evoluciona y las canciones se convierten en recuerdos de algo que fue.
Dani: Uno puede hacer un aporte a esa deconstrucción, no es que estás terminando con toda tu obra, pisoteando todo lo que fuiste. Estás haciendo una movida de fichas para que algunas cosas sumen.
Cóndor: En “La Argentinidad al Palo” hay una frase que decíamos “Locatti, Barreda, Monzón, Suárez y Sbarbatti matan por amor” y ahora decimos “cantan por amor”. Esas cositas que podemos hacer dentro de una canción para actualizar y que la obra siga teniendo el peso que tiene que tener y que siempre tuvo. No por una frase descontextualizada vamos a cancelarla. Si es por eso tampoco podríamos hacer “La Petisita Culona”…
Dani: Somos machistas en recuperación (risas)

-Volviendo a la revisión de sus canciones y las épocas en las que salieron, esta segunda versión del De la Cabeza sale en un momento álgido en términos sociales. El primero fue grabado una semana antes del estallido de diciembre de 2001.
Cóndor: Canciones como “Se viene” o “Sr Cobranza” hoy en día la gente las siente en la piel, están totalmente en el contexto de lo que está pasando ahora y tienen 20 años de compuestas.
Dani: Quizás con un poco de pedantería podría decir que no entendieron nada. Mirá que cantamos sobre el estallido, mirá que años haciendo “Sistema al mejor postor”, “El tiempo no para” y un montón de temas que se vuelven a resignificar. También te das cuenta como para cierta gente es una canción y nada más.

-Antes hablaban de Cordera y pensaba que en el último tiempo el que también se alejó de la banda es Osky Righi. ¿Qué ganaron y perdieron con esas salidas?
Cóndor: Siempre se pierden cosas en el camino. Amigos fundamentalmente. Nosotros somos una banda que nos hemos reciclado mucho, históricamente. Hoy a veces nos falta Albertito y salimos igual, inclusive yo no pude ir a un concierto y salimos igual…Entendemos que la música es más importante que nosotros mismos, que somos los portadores de estas canciones, de esta historia. Con los que se fueron principalmente perdimos amigos, porque no tenes esa cosa del día a día, tan continua. Obviamente en la música se nota, el sonido de Oscar es muy particular, es muy difícil de suplementar, pero tratamos de que no se note arriba del escenario y así sucede con Bersuit.
Dani: Lo más loco de eso, que pasa con todo tipo de relaciones súper intensas, es lo que sucede cuando no pasa más. Nosotros nos vemos de lunes a viernes para ensayar, los fines de semana tocamos, hacemos giras, aviones, hoteles… Y de repente cuando uno no está más en todo eso, es fuerte. Ese freno me cuesta mucho.
Cóndor: Con Oscar tenemos una relación, nos mensajeamos, nos vemos cada tanto. Y un poco él se cansó de eso, no del rock porque él la sigue rockeando, pero sí de madrugar, de hacer kilómetros en el micro y esas cosas. Ya estaba cansado. Lo entendimos también, necesitaba sus tiempos.

-¿Los sorprendió que haya participado del disco nuevo de Cordera?
Cóndor: No, para nada. La relación cada uno la maneja como quiere, de hecho Gustavo se ha ha encontrado con Juan (Subirá), a Pepe lo ve seguido porque son familiares… Está todo bien.
Dani: Los contactos que tienen que estar, están. Y si alguna vez hay un poco más, mejor para el que sea. Algunos contactos van sanando y eso es bueno, porque sino crecemos al pedo.

La nube rosa, su último disco de estudio, es de 2016. Estuvieron el 2018 celebrando los 30 años y ahora están con el disco en vivo. ¿Hay tiempo para componer nuevas canciones?
Dani: Hoy justo Pepe me decía “terminemos acá, quiero que salga el disco y ya nos ponemos a demear el que viene”.
Cóndor: Es que tenemos mucho material nuevo que venimos juntando. Somos de componer todo el tiempo y estamos en actividad compositiva constante. Cuando vamos a zapar salen cosas ahí y que quedan grabadas para convertirse en futuras canciones, así que sí.

-¿La dinámica interna compositiva cambió mucho en la última década?
Dani: No, para nada. Siempre fuimos muy caóticos también, pero nos pusimos más democráticos en los últimos años. Siempre expusimos nuestras cosas porque ya conocemos las miserias de todos después de tantos años.
Cóndor: Y las virtudes también, che (risas)