ENTREVISTAS

LP: “Es un mundo nuevo que está en marcha, aunque aún falte mucho”

Estadounidense de nacimiento, del mundo por elección, tras conseguir un éxito global con "Lost on You" se encuentra en plena presentación de Heart to Mouth, su nuevo disco. De ese proceso, de los íconos lésbicos, de los algoritmos y de la argentina Ley de Cupo Femenino, habla en esta entrevista.

La información dura dice que Laura Pergolizzi nació hace 38 años en la neoyorkina Long Island. Que comenzó oficialmente en la música en 2000 y que al comienzo fue duro porque su carrera no despegaba lo suficiente. También que tras luchar contra los demonios que llevaba adentro decidió empezar a componer canciones para otros artistas como Rihanna (quien grabó “Cheers”), Christina Aguilera (“The Beautiful People”), Cher (“Pride”) y los Backstreet Boys (“Love Will Keep You Up All Night”). Que esos éxitos la envalentonaron lo suficiente como para retomar su propio camino y así obtener en 2016 su propio hitazo: “Lost on You”. Pero al escuchar su voz desde el otro lado del teléfono, en un parate mínimo dentro de la gira presentación de su nuevo disco, Heart to Mouth, editado en los días finales de 2018, uno rápidamente entiende que hay mucho más. “Hola, soy LP”, anuncia, dejando atrás, de forma amable pero directa, su denominación natal. También va de frente cuando habla de las composiciones que hizo para otrxs artistas: “Sí, puede ser que no me hayan gustado algunos resultados. Pero que no me guste a mí no quiere decir que no pueda gustarle a otra gente”. Tampoco reniega de su hit y de cómo ayudó a su crecimiento. Y va de frente en todos los temas que se le plantean.

Lo primero que quiero contarte es que te conozco porque Morrissey, en su show de diciembre pasado en el DirecTV Arena de Buenos Aires, pasó “Lost on You” en pantalla gigante antes de su show. ¿Sabías que formas parte de esa selección de artistas con las que abre sus recitales?
¡Genial! Sí lo sabía, es un placer total. Una bonita manera de darme a conocer en nuevos lugares en el mundo.

-La reacción inmediata de gran parte del público fue increíble, te están esperando con ansías en Argentina.
¡Sí! Estamos en tratativas para lograrlo y sería algo muy emocionante para mí.

-¿Cómo afectó el éxito de Lost on You (2016) a la hora del proceso de gestación de Heart to Mouth, tu nuevo disco?
Me sorprendió gratamente que no me haya afectado en nada. Hice mi trabajo como siempre. Cuando escuchas Heart to Mouth te das cuenta que no intenté para nada repetirme, y eso es genial.

-¿Qué diferencias en el proceso de grabación encontrás en comparación con otros álbumes tuyos?
Creo que hay una maduración personal, que te lleva a estar más presente en cada una de las partes del proceso. Una de las más grandes distinciones que tiene este disco es que no tuve que presentarle un demo a la compañía, no tuve esos problemas típicos de lidiar con una discográfica, un hecho que te desgasta mucho. Fue lo que me pasó en Forever for Now (N de R: salió en 2014 por Warner Bros Records), básicamente un disco arruinado por una mala producción, algo que no pude parar, debería haber estado ahí pero fue un momento muy duro de transitar. Siento mucho orgullo por las canciones, pero el proceso fue terrible. Por eso cuando grabé Lost on You, mi siguiente trabajo, no tenía nada que perder. Nadie estaba allí para decirme qué hacer, puse los productores que yo quería para mí y las canciones que yo quería que estén en el disco. Y mirá que milagro, funcionó.

-Entiendo que tomas decisiones en cada una de las áreas en las que se desarrolla tu carrera, y eso incluye los vídeos. Siempre te rodean chicas en ellos…
(Interrumpe sonriendo) ¡Es que eso es lo que me gusta! Es mi vida. Románticamente tuve un montón de experiencias con mujeres, y escribo sobre eso. Pero también tuve experiencias con hombres mucho tiempo atrás (risas). El romance es el romance, así que el sentimiento de amor corre en diferentes formas. El sexo es una cosa y las relaciones son otras. Cada uno tiene lo que elige. El amor, especialmente el romántico, es muy similar entre la gente, cuando lo tienes o lo pierdes, todos empatizamos con eso.

-¿Se te ha hecho difícil encontrar un ícono lésbico en la música? ¿Alguien que te represente?
(Duda) Bueno, no. Está Tracy Chapman, las Sleater-Kinney, k.d. Lang… Hay gente que siente que yo soy eso también, pero no lo veo. Está esa gente que lo hizo más fácil para mí antes, y lo mío es continuar representando. pero igual sigue siendo difícil. En las discográficas por ejemplo, muchas de ellas solo tienen una lesbiana rocker, como una forma de cubrir un cupo. Para mí es rarísimo eso. En un momento estuve entre dos compañias, para firmar un acuerdo. Me decidí por una y al poco tiempo, unos meses después, los otros salieron con una artista con un perfil similar al mío, por así decirlo. Charlando informalmente lo reconocieron…

“¡Tuvimos que llenar el vacío lésbico que dejaste!”
(Risas) ¡Claro! “¡Tuvimos que salir a buscar otra lesbiana!”.

-¿Pero sentís que representas a una nueva generación, que estás luchando para que no se mida a un artista de acuerdo a su sexualidad?
Veo que es un mundo nuevo, que es un cambio que está en marcha aunque falte mucho. Sí me veo como un ejemplo de que es posible. Intento que las nuevas generaciones se sientan representadas por diferentes estilos de personas, arropadas por la idea de que es posible. Soy parte de un movimiento y sólo hago mi aporte en eso.

En Argentina la Ley de Cupo Femenino en Festivales obtuvo media sanción y pronto debe discutirse en la Cámara de Diputados para que finalmente se sancione. Gracias a ella habrá garantizado al menos un 30% de artistas mujeres en eventos musicales. ¿Que pensas sobre eso?
Es genial. Todo el mundo debería hacer lo mismo. Es una gran idea porque la mayoría de las veces si no ves algo, no sabés que te gusta. Mirá lo que me dijiste vos, sobre como me conociste. De eso se trata, de permitir que se nos visibilice. Es el primer paso. En TV pasa lo mismo, mucha gente conoció mi música por un comercial de un banco (N de R: se refiere a “Into the Wild”, que musicalizó una publicidad en 2011). Toda esa visibilidad es necesaria, sobre todo en estos tiempos donde los algoritmos que dominan YouTube, Spotify e Instagram te determinan que escuchar. Eso es insólito, con lo fácil que debería ser ahora, siempre estamos escuchando la misma mierda. Por eso creo que es importante esa ley, porque permite que más mujeres estén al frente, que más mujeres se animen a formar bandas. Es un cambio como el que sucedió en el fútbol, fue batallar y batallar hasta lograr lo que es ahora. Y sí, seguramente es otro tipo de juego, pero lo amamos y tiene su propio público. Yo también lucho por lo mismo, entonces está bueno que quien hace las leyes alguna vez combata de nuestro lado. Y felicito a todos los grupos involucrados en conseguir esa ley.