NOTICIAS

Fernando Ruiz Díaz versus la cultura del aguante: habla el dueño de la bandera

El líder de Catupecu Machu pidió durante su presentación en el B.A. Rock que un fan baje una bandera y luego arremetió contra esa manera de vivir los shows. El portador de la bandera eligió Soy Rock para dar su versión de los hechos.

El sábado pasado, en la fecha inicial del B.A. Rock, se produjo un hecho llamativo durante el show de Catupecu Machu. En un momento entre el público presente surgió una bandera, que osciló hasta que Fernando Ruiz Díaz, en medio de la canción que estaba interpretando, pidió que sea retirada. “¿Sabes porque no me gusta la cultura de la bandera? Primero y principal las banderas con el palito ese no deja ver al que está atrás, es una falta de respeto, boludo. Y segundo, la cultura de la bandera con los palitos… Ya saben lo que pasa, loco. No rompan las pelotas. Gracias por traer una sola. ¡Aguante el rock argentino!”, tiró el cantante antes de seguir con el concierto. Sus palabras retumbaron fuerte en el predio del Malvinas Argentinas, donde se realizó el festival, y luego, gracias al video que Soy Rock subió a Twitter, y de esta crónica (que podes leer acá), la polémica se trasladó a las redes sociales. El portador de esa bandera, Esteban, leyó la nota y decidió que era el momento de salir a dar, a modo de descargo, su visión sobre lo sucedido. Por eso, junto a su grupo de amigos “La Pilcomayo”, preparó este texto que reproducimos a continuación:

“En primer lugar, queremos agradecer de manera explícita a Soy Rock por cedernos este espacio, y con él la oportunidad de dar nuestra versión de lo sucedido el sábado 14 de Octubre, durante el show de Catupecu Machu, en el marco del día 1 del Barock.
Como es de público conocimiento, sea por aquellos que presenciaron la situación o por notas que hayan relatado lo sucedido, Fernando Ruiz Díaz, cantante de Catupecu Machu, nos pidió que bajemos nuestra bandera. Fue en medio de un tema, sin siquiera frenarlo, cuando entre las letras comentó “de onda, baja la bandera, no me gusta”. Pedido al que acatamos de inmediato sin ningún inconveniente: el show era de la banda y su cantante nos estaba pidiendo que lo respetemos.
Sin embargo, al finalizar la canción, Ruiz Díaz afrontó de lleno la cuestión de las banderas. Este momento es el que creemos innecesario. Logró que cientos de personas aplaudan sus dichos que, sutilmente, cosificaban a la cultura de la bandera y así, a muchísimas bandas, incluso bandas que compartían el festival con Catupecu, como los Gardelitos, Guasones y demás grupos que sus públicos llevan banderas. A pesar de esto, en su discurso aclaró ser amigo de bandas que acostumbran tocar entre los tan queridos trapos (por La Vela Puerca y Las Pelotas), pero de todas formas no hizo más que marcar una grieta en un contexto que no merecía dicha situación. Por otro lado, repudiamos completamente las palabras de Fernando: “Ya saben lo que pasa con las banderas con palito, no rompas las pelotas. Gracias por traer una sola”, donde sentimos una clara falta de respeto a una de las manchas más grandes de nuestra historia, teniendo en cuenta que el uso de banderas no genera ningún inconveniente, de hecho, en simultáneo, se utilizaban las mismas en un estadio cubierto mientras tocaba Nagual y posteriormente Los Gardelitos.
Particularmente nos sentimos invitados a retirarnos del show, como inmediatamente hicimos. La situación, para nosotros, fue fuerte: sentimos haber sido humillados por una banda de 20 años que, en manos de Ruiz Díaz, ha cometido una irresponsabilidad: creemos desmedido su discurso y que no ha dado cuenta del poder que tiene al estar arriba de un escenario, con micrófono en mano y miles de personas oyéndolo.
Por último, queremos aclarar que no buscamos la demonización ni de Catupecu Machu ni de Fernando Ruiz Díaz, porque no nos gustaría que suceda la demonización de la juventud por el uso de banderas en recitales de rock. También siempre contemplamos las actitudes de todas las bandas, porque sabemos lo difícil que es el rock argentino. Si estás arriba de un escenario, no es casualidad. Pero sentíamos la necesidad de responder. Somos un grupo de amigos que recorre los barrios siguiendo a las bandas. Amamos nuestro rock. Y nos duele ver que, como hay bandas que hasta agradecen el aguante, el hecho de siempre flamear un trapo más para colaborar con el clima del show, y vivir luego situaciones como ésta. En la que, como dijimos al principio, nos invitan sutilmente a retirarnos”.
La Pilcomayo, los chicos de la bandera y el palito.