NOTICIAS

La extraña conexión entre Catupecu Machu y una marca de alfajores

El nombre que figura anotado como razón social de Cachafaz es "Ensincro SRL" en homenaje a la canción "Eso Vive"

Hay ciertas marcas de alfajores que generan pasión desmedida en los argentinos. El clásico Jorgito, el tradicional Havanna, Capitán del Espacio y su aura de culto, son algunos de los productos que tienen una buena cantidad de fieles. Hace tiempo que Cachafaz irrumpió en los kioskos compitiendo con Havanna y hasta algunos se animan a afirmar que lo ha superado en cuanto a sabor y calidad. Alfredo Sainz, reconocido tuitero, se encargó de revelar secretos de esta empresa de la que poco se sabe. Entre tantos datos históricos que derriban mitos y confirman certezas, está la particular conexión entre Catupecu Machu y Cachafaz. Resulta que la familia Alcaraz, dueños de la compañía, son amigos del barrio de los hermanos Ruiz Díaz. Es por eso que la razón social de la empresa es “Ensincro SRL” en homenaje a la canción “Eso Vive”. Algunos usuarios de Twitter aportaron más información de esta relación entre el Cachafaz y Catupecu Machu. En una cumpleaños de uno de los hermanos Ruiz Diaz, le regalaron un alfajor tamaño torta para la celebración. También el ex manager de Cuentos Borgeanos (banda del ex baterista de Catupecu Abril Sosa) trabaja actualmente en la empresa.

Otro hecho interesante es que Gabriel y Fernando se ocupaban de recorrer los kioscos del barrio preguntando durante varios días si tenían ese alfajor que para el momento no se encontraban en ningún lado. Al tiempo, pasaba el dueño de Cachafaz por los locales ofreciendo su producto que terminaba incorporado gracias a la demanda que generaban los Ruiz Díaz. Pero la historia no termina en Catupecu, sino que continúa con Vanthra. En una entrevista con La Nación, Fernando Ruíz Díaz revela como su relación con Cachafaz formó parte de la prehistoria de su actual grupo: “Con el tema “Vanthra Lila”, que es el que originó el nombre de la banda. Lo hice para mi hija, cuando aún estaba en la panza de la madre, hace más de cinco años. Es una canción que tocaba solo con el tambor solar, cuando estábamos haciendo los shows de “Madera Microchip” con Catupecu. Ese tambor me lo regaló Leo Alcaraz, un amigo, que es uno de los hermanos que hacen los alfajores Cachafaz. También me trajo un charango boliviano, comprado en Brasil. El otro hermano, Javier, me regaló un ukelele Ibanez hermoso, con micrófonos piezoeléctricos, con el que compuse”.