PINTÓ

8M: Nos queremos

Libres, luchadoras, sanas, unidas, vivas. Por qué el 8M lo hacemos entre todas.

Mientras naturalizamos que tuvimos una presidenta y que una mujer gobierna la provincia de Buenos Aires. Mientras nos parece lógico quejarnos de un piropo y le enseñamos a cocinar a nuestros hijos varones. Mientras tu marido se reparte con vos las tareas del hogar y una travesti te atiende en la mercería. Mientras yo cubro recitales desde que tengo uso de razón y me pongo lo que quiero porque ni mi padre, ni mi abuelo, ni mi esposo se metieron con mi cuerpo y mis decisiones. Mientras escribo esto en un medio que codirijo con dos varones, se está muriendo una mujer en manos de un tipo “que la amó demasiado”, le están haciendo bullying a una chica trans o están practicándole un aborto mal hecho a una piba que no sabe si sale viva de ahí.

Mientras, también, es noticia que -por primera vez en la historia de los mundiales de fútbol- Rusia 2018 tendrá una comentarista mujer, mientras le preguntan a una chica en la tele cómo iba vestida para que la terminen acosando dos tipos en el subte y mientras algunos no aceptan que el aborto legal, seguro y gratuito es un tema de Salud Pública. Hoy es el Día Internacional de la Mujer y aunque no te consideres feminista, tu género te lleva inexorablemente a ser parte. No importa cuál sea la realidad de cada una, las individualidades nunca nos llevaron demasiado lejos, por eso que yo pueda estar escribiendo y vos leyendo esto nos hace coprotagonistas de una novela histórica oscurísima que iremos aclarando todas juntas, de a poco.

Yo soy de a muchas, por eso cuando me pregunté ¿por qué marchamos? busqué la respuesta en la Licenciada en Sociología Charo Márquez: “Hoy paramos las mujeres, las lesbianas y trans, porque recordamos a las obreras estadounidenses que el 8 de marzo de 1857 hicieron una huelga por sus condiciones laborales y murieron en un incendio. La fecha es por ellas y la idea del paro de hoy surge por un paro que hicieron un enorme grupo de mujeres en Polonia por el derecho al aborto, ese día miles de mujeres salieron vestidas de negro. Esa imagen mostró algo impactante: si paramos las mujeres, se para el mundo”.

Por lo tanto la de hoy no es solo una marcha, sino que también es un paro, un cese de actividades del que no todas podemos darnos el lujo: “Parar es un privilegio, en nuestro contexto donde todo está precarizado, las mujeres cobramos menos y nos despiden con mayor facilidad. Por eso quienes podemos marchar debemos hacerlo en nombre de aquellas a las que sus cuerpos no se lo permiten, también es cierto que no todas las situaciones psíquicas permiten asistir a una marcha. Personalmente marcho por el aborto legal y por todas mis compañeras trans, travestis y lesbianas asesinadas en general por varones que conoce, y por un estado que nos sigue dejando morir por causas evitables”.

Para dejar de preguntarnos por el papel de la mujer en el rock, podríamos empezar a preguntarnos por qué seguimos por años a bandas integradas casi en su totalidad por varones. ¿Será porque los sellos apostaron desde siempre a las bombas pop y mucho menos a las mujeres que hacían otro tipo de música? ¿Porque las mujeres iban a los coros, atrás, y el artista varón siempre adelante? ¿Porque las mujeres que llegaron a liderar una banda naturalizaron ese lugar y entendieron que la que no tiene una banda es porque no quiere? Como siempre, preguntar es la respuesta así que no paremos. Porque si nosotras paramos, se para el mundo.

Fotos: Marina Caldarelli