PINTÓ

BILLIE EILISH EN EL PALAU SANT JORDI

Con entradas agotadas, la cantante americana pasó por Barcelona para presentar When We All Fall Asleep, Where Do We Go?, su disco debut.

Cuando Billie Eilish apareció por todos lados a principios de año, había mucho escepticismo alrededor de su persona. Sin haber lanzado su disco debut, la cantante colmó los medios musicales y de un día para otro se volvió extremadamente famosa. Entre el hype y un disco debut que superó las expectativas, agotó las entradas y la organización tuvo que mover su show al Palau Sant Jordi, donde también colgaron el cartelito del sold out. Pero, ¿quién es Billie Eilish?

Compone junto a su hermano, viaja con su madre y se ha convertido en la primera cantante nacida en los 2000 en meter un número 1 en el ranking de Estados Unidos, una centennial que se hizo lugar a codazos de talento en una industria que cambia a la velocidad de la luz. Con 17 años, Billie lidia del modo más natural del mundo con el Síndrome de Tourette y es viral desde los 14 cuando lanzó “Ocean Eyes” en Internet. Una historia de superación emo que llena estadios con su perfil anti diva.

Con el pelo verde y dos botas ortopédicas, la cantante salió al escenario acompañada de imágenes oscuras y retorcidas. Inmediatamente hubo una explosión en el público y durante las primeras canciones, resultó casi imposible escucharla. Miles de fans cantaron todas las letras a la perfección. A diferencia de otros artistas de su calibre, Eilish es una más entre sus fans, una adolescente divirtiéndose con amigos. La lista de temas empieza con “Bad Guy” y “My Strange Addiction”, pero el momento más destacado del comienzo fue cuando la cantante pidió al público que abrieran círculos para hacer pogo en los coros de “You Should See me in a Crown” y todos obedecieron al instante.

Durante el show, Eilish tiene muchos intercambios con el público, cuenta historias y da indicaciones de lo que tienen que hacer para acompañarla en la próxima canción. A diferencia de otros conciertos, no pudo saltar a la par de sus fans. La cantante tenía los dos tobillos esguinzados, pero eso no le impidió hacer de su show una verdadera fiesta. La intensidad del público no bajó con el paso de las canciones, entre llantos y desmayos, queda claro que Billie Eilish está rodeada de fans de su edad.

Finneas, hermano y compositor de casi todas las canciones de Eilish, también tuvo momentos para lucirse y ser ovacionado. Antes de cantar “I Love You”, Billie explicó que quería recrear el momento en que escribieron la canción una noche en su casa y ambos se sentaron en una cama que se elevó mientras aparecía una luna en el fondo.

El concierto estuvo plagado de emociones y luces de teléfonos con canciones como “Wish You Were Gay”, “Xanny” y “When the Party is Over”. A pesar de su corta edad y de estar presentando su disco debut, la cantante tiene un repertorio más que suficiente para armar un show redondo y está más que preparada para actuar ante miles de personas. Cuando parecía que ya no podía sorprender más, Eilish se subió arriba de la cama y poseída como Linda Blair en “El Exorcista”, cerró la noche con “Bury a Friend”. Con el Palau estallado y los fans aún sumidos en la euforia del concierto, la cantante volvió al escenario y repitió unos versos de “Bad Guy” para terminar en la cresta de la ola.

Aún en la era de las estrellas fugaces y los fenómenos de internet, Billie Eilish apareció para recordarnos: nunca dejes de prestar atención a los nuevos artistas. Por las dudas.