PINTÓ

Cinco razones para seguir yendo a ver a Turf

Clásica y moderna, la banda de Joaquín Levinton volvió a Niceto para hacer lo que más le gusta y lo que mejor le sale: música.

No recuerdo la primera vez que vi a Turf, tampoco recuerdo cuántas veces fui. Creo que fue en el ´97 y habrán sido más de 100. Sí recuerdo la gente, los amigos, los lugares, los viajes, los trenes a La Plata, la combi a Rosario, las diez personas que estábamos en La Reina de Villa Gessell, las remeras en la Bond Street, los nicks de msn con sus letras, mi primer e-mail que fue “clari arroba juventurf punto zzn punto com”. Lo que hizo Turf en esa época conmigo fue generar en mí un espacio de amistad y arenga, de baile, de pre show y post show con un grupo de amigos que hasta el día de hoy se mantiene. Tenía 16, 17 años y hoy -más de 20 años después- vuelvo con la misma gente, un poco más vieja, pero con las mismas ganas.

“Que los amigos que el destino me presentó van a estar para siempre” reza “Vade Retro”, de su TurfShow (2001). En ese momento, lo gritábamos abrazados celebrando esa amistad fundada en esos shows. El sábado pasado, muchos gobiernos, carreras, hijos, mudanzas y cambios después, sucedió exactamente lo mismo. Con la misma gente, con el mismo Turf.

1)           Los temas nuevos. El sábado pasado, en Niceto, los Turf arrancaron con un tridente de su último trabajo que despertó a la gente apenas sonaron los primeros acordes. La esencia de Turf permanece: una máquina de hacer canciones bailables y cantables para cualquier generación.

2)           Los clásicos. Gran parte del público estaba esperando sus himnos y la banda cumplió con “Cuatro personalidades”, “No se llama amor”, “Crónica TV”. Hasta “Panorama”, “Vago” y “Vade Retro”, funcionaron como un túnel del tiempo para todos los presentes, pasajeros espontáneos de un viaje obligado y necesario.

3)           Los lados B. El homenaje a su público más antiguo y fiel fue con “Bristol Café Concert”, “Chicas malas” y “Ranchera”. “Para escribir una gran canción, hay que ser un atleta, que se queden quietas y ver qué se formó”, cantaba Joaquín en ese último tema, como descifrando el hechizo.

4)           Los nuevos. Facundo Iñigo, de Pilotos, tocó la guitarra en algunos temas y el productor musical Juli Ares, fue invitado a sumarse al cierre del show. Ambos músicos le sumaron frescura al sonido clásico de Turf, que este año estrenó tan solo un single “Cuál?”. El disco nuevo llegará en 2020.

5)           Joaquín Levinton. Entretenido, ocurrente, movedizo e inquebrantable, el líder sigue dirigiendo la batuta arriba y abajo del escenario. La química entre los miembros está intacta después de muchas idas y vueltas. Se puede afirmar que Turf, ahora sí, está de vuelta.

Bonus track: Gran porcentaje del público de Niceto era vieja escuela, de esos grupos chicos, pero fieles que siguieron a Turf durante sus primeros tres discos. Un placer el reencuentro.

 

Foto: Gentileza de Morella