PINTÓ

Festival Buena Vibra en el Estadio Malvinas Argentinas

Los Espíritus, Usted Señalemelo, Marilina Bertoldi, El Kuelgue y Louta: Construcción y deconstrucción en un encuentro que reunió a los artistas del momento

En los últimos años, las generaciones más grandes manifestaron dos frases sobre la música moderna: “el rock ya murió” y “los artistas más jóvenes no se comprometen con la realidad”. La primera puede discutirse a lo largo de días, meses y hasta años. Pero la segunda, se hundió en lo más profundo del Estadio Malvinas Argentinas después del salto más grande que dio el Festival Buena Vibra (¡12 mil personas!) como programación de la escena independiente.

Feminismo, aborto, violencia policial, censura a los medios de comunicación. Todos y todas las artistas, de alguna manera u otra, expresaron sus opiniones sobre la transformación que vive el mundo. Y el encargado de encender la mecha fue el mísmisimo Wos, uno de los freestylers del momento. Junto a Banzai FC, que en 2018 lanzó Generación TV: Temporada I, un disco que evidencia la estupidización por parte de la tecnología y la televisión, interpretó “Protocolo”, desaprobando la censura de C5N y el accionar de las fuerzas de seguridad.

Los Militantes del Clímax, en su búsqueda de asociar el teatro y la música hip hop, le dieron espacio a “El Oráculo” Frank Bersi, para que interprete un monólogo titulado “La Hija de la Mucama”, un personaje que representa la misoginia argentina, y que en esta ocasión, hizo hincapié en la cultura de la violación y en cómo las clases altas lo sistematizan como simples asuntos que resolver.

Después de un show bailable e introspectivo de Bándalos Chinos, que sigue presentando BACH, Marilina Bertoldi brindó la primera cuota de rock de la tarde. Más tirada a Qonnor Questa que a Prender Un Fuego, su último y aclamado trabajo de estudio, demostró que el talento femenino no está en duda. Y como perlita, le dedicó “Tito Volvé” a José Palazzo, organizador del festival Cosquín Rock, después del revuelo que se armó por sus desafortunadas declaraciones sobre la presencia de mujeres en los festivales nacionales.

“Que se sienta en todo el planeta Tierra la fuerza de las jóvenes y los jóvenes de Argentina”. Louta absorvió la energía del público, que enardecido por su agite y convicción, acompañó todas las letras de Enchastre, el álbum que lo posicionó como el artista que, si quiere, puede subir un elefante a escena e igual salir ovacionado.

Julián Kartún también se subió al tren de marcar territorio en la deconstrucción de lo establecido. En “Cristo es Marquitos Di Palma”, exigió la separación del dueto Estado-Iglesia, mientras los vientos de El Kuelgue revoleaban el pañuelo verde por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito que –dicho sea de paso– este año tendrá una chance más de convertirse en ley.

El fenómeno Usted Señalémelo arrancó con el pie izquierdo por los desperfectos técnicos que sufrió Gabi Orozco, su guitarrista. Pero el ímpetu de los seguidores del grupo mendocino y su dinamismo, fortaleza y química superaron el altercado. Juan Saieg y compañía reversionaron lo mejor de su setlist y ostentaron con solos de synthes y guitarras muy ligadas al rock.

El cierre estuvo a cargo de Los Espíritus que, definitivamente, se asientan como la banda del momento. No sólo musicalmente, sino también por las reacciones de los asistentes, que cantaron todas sus letras y que supieron sumergirse en el viaje ofrecido por la fusión de blues, psicodelia nostálgica y lírica reflexiva. Sara Hebe & Ramiro Jota, que giraron por Europa a lo largo del 2018, ajustaron el candado necesario con fiesta asegurada.

Lo que pasó ayer en la reunión más grande del Buena Vibra hasta el momento, se sintetiza con una de las frases que más retumbó por todos los espacios del festival: “en la unión está la fuerza”. Si las nuevas generaciones están a cargo, no habrá cultura establecida que la contenga.

 

Foto: Marilina Bertoldi, gentileza de Leandro Frutos para Festival Buena Vibra